Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

martes, 26 de abril de 2016

Reivindicaciones de la asociación de vecinos del Agra do Orzán sobre el Molino de A Gramela. A Coruña

La asociación de vecinos del Agra do Orzán demanda que el molino de A Gramela sea reubicado en el barrio.

Después de treinta años reivindicando la recuperación del molino de A Gramela, que ha sido desmantelado por el concello de A Coruña en 1984, los vecinos de Agra de Orzán piden que sea reinstalado en el lugar. Según explica Ricardo Seixo, presidente de la asociación, dicho molino pertenece al patrimonio del barrio, por lo que no van a permitir que sea ubicado en otro lugar.

Imagen de la noticia

El Gobierno local ha adelantado que volver a instalar el molino en el Agra podría ser un proceso largo, ya que su parque está en proceso judicial.

Fuente de la noticia http://cadenaser.com/

Vecinos del Agra piden que el molino de A Gramela sea reubicado en el barrio.
La asociación de vecinos del Agra do Orzán demanda que el molino de A Gramela sea reinstalado en el barrio. "Después de más de treinta años reivindicando la recuperación del molino para el barrio no vamos a permitir ninguna solución que no sea esta", explica el presidente de la entidad, Ricardo Seixo, en una carta enviada al alcalde, Xulio Ferreiro.

Y es que el Gobierno local ha iniciado ya el proceso para buscar una nueva ubicación al molino que, en 1984, fue desterrado del barrio porque para entonces el alcalde Francisco Vázquez lo consideraba un tapón para el desarrollo urbanístico del Agra. Entre las zonas en las que se podría reinstalar el molino están el parque de Bens, el de San Pedro de Visma e, incluso, el polígono residencial de Visma. Ninguna de estas opciones es válida para los vecinos del Agra, que consideran que el molino debe volver a su barrio. Desde su desmantelamiento en 1984, las piedras de la antigua construcción fueron apiladas en el parque de Santa Margarita y, en 2003, el Concello las trasladó a una nave municipal en A Grela por el deterioro que estaban sufriendo con el paso de los años.

En una respuesta al BNG, el Gobierno local adelantó que cumplir la voluntad de los vecinos de volver a tener el molino en el barrio podría ser un proceso largo, ya que el parque del Agra está sometido a un proceso judicial. El Concello presentó un recurso contra la sentencia que ordena el cambio de calificación de la parcela del antiguo convento de las Adoratrices, que la deja fuera del desarrollo del parque.

Imagen de la noticia
La asociación vecinal solicita al Gobierno local que negocie con el Ministerio de Medio Ambiente la cesión de los terrenos del Observatorio -otra de sus reivindicaciones históricas- para que se pueda ir haciendo la primera fase del parque y se pueda reconstruir el molino en la zona que limita con la calle Canceliña. La entidad ha solicitado una reunión con el concejal de Rexeneración Urbana, Xiao Varela, para tratar este tema.

Fuente de la noticia http://www.laopinioncoruna.es


El BNG demanda al Concello que reconstruya el molino de A Gramela en el Agra do Orzán
Fuente de la noticia http://www.laopinioncoruna.es/


El Ayuntamiento busca emplazamiento para reconstruir el molino de A Gramela.
El Concello buscará un emplazamiento para reubicar el antiguo molino de A Gramela, que fue desmontado hace más de 30 años y cuyos restos se amontonan en una nave de A Grela. El grupo municipal del BNG exige desde hace años su reconstrucción en el Agra do Orzán, en concreto, en el parque del Observatorio, tal y como demandan los residentes en la zona. El Gobierno local, en respuesta a una pregunta escrita planteada por los nacionalistas, informa de que reubicar la estructura en el área demandada por los vecinos podría retrasar el proceso, ya que una sentencia judicial cambió la calificación urbanística de los terrenos del antiguo convento de las Adoratrices.

El fallo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que fue recurrido en casación por el Ayuntamiento, puede implicar que el área verde incluida en el proyecto del parque del barrio se reduzca unos 3.000 metros cuadrados. "La reciente sentencia judicial dificulta la elección de esta localización propuesta por los vecinos como lugar de reconstrucción en un breve plazo", advierte el Ejecutivo local en respuesta al BNG, al tiempo que indica que tampoco es posible situarlo en la ubicación original, al borde de la meseta de la parte superior del Agra, ya que el espacio es "insuficiente".

El Concello, por tanto, baraja otras opciones, entre las que enumera el parque de San Pedro de Visma y el de Bens o la "espina central" del polígono de San Pedro de Visma. El Gobierno municipal, no obstante, se compromete a contar con la opinión de los residentes en el barrio a la hora de decidir dónde reconstruirá el molino. Antes de juntar las piezas, el Ayuntamiento advierte de que es necesario "ampliar" los estudios realizados, ya que en los archivos no se localizaron planos relacionados con el desmontaje del molino. Marea Atlántica incide en la importancia de que la reconstrucción contenga "la identidad tipológica y etnográfica" de la estructura para restituir la memoria histórica.

Las piedras del molino, que tenía más de siete metros de alto y una superficie de casi 23 metros cuadrados, permanecieron numeradas y amontonadas en el parque de Santa Margarita desde que fue desmontado, en 1984, hasta 2013, cuando el Concello decidió trasladarlos a la nave municipal de A Grela debido a su estado de deterioro.

El exalcalde Francisco Vázquez decidió desmontar la construcción durante su primer año de mandato porque consideraba que se habían convertido "en un tapón" para el desarrollo urbanístico del Agra. El Gobierno local prometió entonces que los sillares volverían a colocarse en algún otro lugar del barrio, pero 32 años después el molino, que destacaba por su buen estado de conservación, continúa deshecho. Desde su emplazamiento original, en la confluencia de la avenida de A Gramela y la calle Alcalde Lens, recordaba que antaño la mayoría de residentes en el barrio se dedicaban a la agricultura. El lugar lo ocupan ahora dos bloques de viviendas.

El parque de Santa Margarita, en el que se amontonaban las piedras del molino de A Gramela, albergó en su día estructuras similares, que dejaron de funcionar a finales del siglo XIX. Tanto el BNG como los vecinos del Agra do Orzán reclaman desde los años ochenta la reconstrucción de la estructura.

Fuente de la noticia http://www.laopinioncoruna.es/