Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

viernes, 31 de agosto de 2018

Bodega en la Real Fábrica de Hojalata de San Miguel de Júzcar (Málaga), un lugar para visitar y degustar vinos.


Una bodega ecológica en una antigua fábrica de hojalata, de la que ya os hablé en diciembre de 2016, cuando comenzaba sus andanzas la bodega.


Una bodega con una pequeña producción, en la que se puede realizar catas, realizar eventos y visitar todo el conjunto (previa solicitud)

Web de la bodega


Un alto horno convertido en bodega.
Artículo de Javier Flores para Málaga Hoy

La Real fábrica de Hojalata de San Miguel, situada junto al margen del río Genal, fue durante muchos años un testigo mudo y abandonado de la fructífera industria de la zona en el pasado. Un edificio fantasma que esperaba a la persona que lo devolviese a la vida, mientras sus edificios en ruinas veían pasar el tiempo sin demasiada esperanza. Nadie podía imaginar hace más de una década que aquella imagen de sus ruinas en la revista del Valle del Genal, hoy desaparecida, llegaría a manos de un enamorado de la Serranía de Ronda que por aquel entonces andaba buscando una finca con opciones de rehabilitación para construir su propio refugio, alejando del mundanal ruido de Madrid, y convertirlo en su particular lugar de fuga.

No obstante, no sería en aquel momento cuando Enrique Ruiz se haría con estas instalaciones, ya que, aunque llamó a interesarse, no se encontraban en venta, por lo que desistió de su idea. No obstante, en uno de los viajes que realizó buscando una propiedad decidió bajar a la zona y contemplar aquella imagen que se había quedado en su memoria.

No sería hasta dos años después cuando al ir a embarcar con destino a Nicaragua, país al que se fue a trabajar cinco meses, compró una revista dedicada a la venta inmobiliaria y, de repente, apareció nuevamente en su vida la Real fábrica de Hojalata. Pero en esta ocasión fueron sus motivos laborales los que nuevamente le separaron de su proyecto. El destino parecía jugarle una mala pasada. Sin embargo, guardó la esperanza de que a su regreso siguiese sin venderse y pudiese tener la opción de comprarla.

A su vuelta, tras interesarse por la propiedad, le comunicaron que seguía en venta y decidió visitar a sus propietarios -un matrimonio inglés- para tratar la posible compra. Pero tras conocer el precio de la misma regresó a la capital de España y tuvo que remitir, a su pesar, un mensaje a sus propietarios en el que les comunicaba que no podía alcanzar el precio que le habían solicitado.

Imagen de la noticia
Fue entonces -pensando ya que se le escapaba nuevamente- cuando aquel matrimonio decidió volver a contactarle para tratar de llegar a un acuerdo. Y es que, según le comentaron, habían visto en él a la persona que devolvería el alma a la vieja fábrica. No se equivocaron.

Hoy en día las instalaciones en las que todavía se conserva el primer alto horno de España han vuelto a la vida, aunque transformadas en una coqueta bodega destinada a la producción de vinos naturales.

En este camino de 15 años, que Enrique Ruiz reconoce que no ha sido fácil, culminó la recuperación de todos los edificios que componían aquella industria, tanto los destinados a la propia fabricación como aquellos que albergaban a los trabajadores o los destinados al culto, ya que también contaba aquel poblado con una capilla. Un trabajo laborioso y complejo para el que utilizó los mismos materiales que en su momento usaron para su construcción, ya que todos estos datos se encuentran recogidos en el archivo de Simancas.

Y mientras iba culminado la restauración, daba vueltas a cómo hacer viable aquella aventura con algún tipo de cultivo, lo que le llevó casi a decantarse por los cítricos exóticos con los que había realizado algunas pruebas y parecían adaptarse bien a la zona, aunque tras una consulta con un técnico de la Oficina Comarcal Agraria de Ronda decidió cambiar en el último momento y recoger aquella recomendación que le llevó a convertirse en viticultor.

Tras comprar los derechos de plantación para tres hectáreas -en las que posee unas 15.000 plantas de las variedades moscatel morisco, pinot noir, tintilla y garnacha- decidió que su bodega tenía que ser también un modelo respetuoso con la naturaleza y la elaboración de sus vinos lo menos intervencionista posible. Una filosofía que aplicó a los diferentes elementos de la propiedad, en la que se aprovecha el corcho de sus alcornocales para elaborar los tapones de sus botellas y se produce también la cera natural con la que son selladas.

Un modelo ecológico por el que deja que las propias levaduras de la uva arranquen su trabajo en el momento en que la naturaleza las lleven a ello para hacer la fermentación, al tiempo que se reduce al mínimo la utilización de sulfitos para el embotellado, hasta el punto de reducirlos a menos de 20 miligramos por litro, aunque la legislación permite hasta un máximo de 200.

Además, en el caso del vino elaborado con garnacha, lleva la metodología de lo natural al extremo, ya que no se utiliza ningún tipo de sulfito, aunque eso hace que sea muy delicado para su conservación y cualquier traslado sin las condiciones adecuadas puede facilitar una evolución en botella inadecuada y dañar el vino, por lo que tan solo puede consumirse en la propia bodega durante algunas de las actividades que se organizan o las visitas a las instalaciones.

En la actualidad en las reconvertidas instalaciones industriales se elaboran ya cuatro tipos de vinos tintos y uno blanco, que se venden en los mercados de Madrid, Cádiz, Costa del Sol y Málaga, y es que su pequeña producción tampoco permite el poder abarcar un mayor mercado.

Eso sí, para aquellos que quieran vivir una experiencia ecológica en un paraje natural de gran belleza y unas instalaciones únicas, la bodega ofrece visitas que incluyen un recorrido para conocer la historia del espacio y disfrutar en el primer alto horno que funcionó en España. Además, estas actividades también una cata de vinos en elaboración, cata de vinos terminados y comida, pudiendo incluso dormir en el recinto si se opta por vivir esta experiencia durante la tarde. Incluso se pueden celebrar eventos en las dependencias, ya que la antigua capilla está reconvertida para ese uso.

A ello también se unen las jornadas gastronómicas que se organizan y en las que se efectúan maridajes de los vinos con distintos tipos de cocinas. Un proyecto y una aventura que Enrique cuenta con pasión, como aquella persona que logró hacer realidad un sueño en un lugar al que el destino le llevó, aunque en ocasiones el camino no fue el que pretendía, pero ahora se siente satisfecho del recorrido realizado. El proyecto de recuperación de las instalaciones industriales y la integración en el paisaje, la economía local y el entorno también han tenido una recompensa en forma de premio.

La intervención en el medio natural ha sido distinguida por la Fundación Hispania Nostra por esa capacidad de conjugar rehabilitación e integración en el espacio en el que se encuentra ubicada.
Fuente de la noticia https://www.malagahoy.es


Premian el proyecto de recuperación de la Real Fábrica de Hojalata de Júzcar

Imagen de la noticia
Fuente de la noticia https://www.malagahoy.es/

De fábrica militar a bodega patrimonial
Fuente de la noticia https://www.laopiniondemalaga.es


Datos del conjunto patrimonial Real Fábrica de Hojalata y Altos Hornos de San Miguel






Más información http://www.malaga.es

Artículo “Nuevas estrategias de gestión patrimonial. El Programa de Rehabilitación del Patrimonio Arquitectónico Industrial de la Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía”


Artículo de la revista Transportes, Servicios y Telecomunicaciones (TST) nº 8


RESUMEN
El Foro de Arquitectura Industrial tiene como principal objetivo el intercambio de experiencias y la actualización de conocimientos para el rescate y la preservación de la arquitectura y de los paisajes industriales de carácter patrimonial existentes en Andalucía. Es un lugar de encuentro para integrar las experiencias y avances producidos en el campo de la protección, conservación y rehabilitación en Andalucía y en el entorno internacional en los últimos años para abrir un debate acerca de las posibilidades de aprovechamiento de la arquitectura industrial mediante la propuesta de diferentes alternativas y programas de actuación en relación con la dinámica de rehabilitación y interpretación de espacios industriales generada recientemente en nuestra Comunidad Autónoma. El Foro se inserta en los planteamientos metodológicos propios del Patrimonio Industrial investigando la articulación entre arquitectura industrial, ingeniería, cambio social, desarrollo económico y dinámica territorial en la Andalucía de los siglos XIX y XX para establecer un proyecto de futuro que permita la recuperación de este rico legado patrimonial.

Desde el siguiente link se puede leer y descargar en pdf

jueves, 30 de agosto de 2018

La Fábrica de armas de La Vega. Oviedo


12 de agosto de 2018. “Todos los edificios de La Vega son susceptibles de ser rehabilitados”
Artículo de D. Lumbreras para El Comercio

Mientras el Ministerio de Defensa y el Ayuntamiento negocian el futuro de la fábrica de La Vega, cerrada desde 2012, sus doce hectáreas siguen deteriorándose. Poco después del primer encuentro entre administraciones, el Consistorio encargó un informe de carácter histórico al medievalista Andrés Martínez Vega. Para él, está claro que «hasta el momento está en mal estado de atención, pero es una edificación muy sólida y deja ver su función. Todos los edificios son susceptibles de ser rehabilitados».

El también subdirector del Ridea (Real Instituto de Estudios Asturianos) centra su atención en la capilla de Santa Bárbara y, al lado, la nave conformada sobre el antiguo claustro del convento de Santa María de La Vega, las únicas partes que conservan algo de arquitectura románica tras los siglos. «La zona de la capilla está en muy malas condiciones. No se puede rodear por las zarzas y la humedad que hay dentro es impresionante. La madera de la techumbre acabará con carcoma», censura. La parte baja del claustro presenta «gran deterioro y abandono», y no le extraña que hayan caído cascotes en tiempos recientes.

Considera el especialista que las naves industriales están «mejor» que el conjunto histórico, que su situación «no es buena, pero no es que esté en ruinas». «La escuela de aprendices está muy deteriorada, pero no se ve deterioro en la madera», apunta. «Las estructuras son buenas, pero no sabemos hasta cuándo» aguantarán, porque «el deterioro es de día en día, esta situación no puede mantenerse. La actuación debe ser inminente». Además, recuerda que, según la Ley de Patrimonio, el propietario del bien debe mantenerlo, pero en Defensa solo «están presentes para abrir y cerrar», con lo que «es un mal ejemplo para el resto de los ciudadanos».

Imagen de la noticia
Martínez Vega tiene clara cuál debe ser la hoja de ruta: «El primer paso es que el Ayuntamiento tenga capacidad para actuar». Luego, se debe poner la parcela «en el contexto histórico de la ciudad, hacer visible por qué nace esto, que era un monasterio benedictino». Más tarde se podrá «ver el uso que van a tener» los terrenos. A su juicio, para eso se «necesita la opinión de muchos expertos». Él cree que en la parte histórica, la utilización debe ser respetuosa con lo que ha sido, «como un equipamiento cultural». Casos aceptables sería emplear el claustro para proyectar películas o realizar visitas guiadas a la capilla, como ya ha ocurrido.

Eso sí, el historiador precisa que «no se debe hacer nada sin antes realizar las catas precisas»; porque todo el terreno es una «zona de sensibilidad arqueológica interesantísima, nos separa una calle del complejo de Santullano». «Sabemos por las últimas investigaciones», explica, «que la iglesia no estaba exenta (aislada de otros edificios). El complejo palaciego de San Julián era más que una iglesia». Por eso pide que se excave, aunque es consciente de que «somos cuatro los que clamamos por este tipo de actuación» y que «la autovía de entrada a Oviedo pudo dañar muchísimo el complejo palaciego».

Con especial acento en la parte histórica y artística, explica así el valor del conjunto: «Es una fundación única en Asturias porque es de la orden de Fontevrault, que viene de Francia, para la gente pudiente. En España hay otra Santa María de la Vega en Esla (León), pero esa desapareció muy pronto».

No se sabe cómo era el primitivo monasterio, pero Martínez Vega cree que sería muy interesante para conocer «el plano» practicar «catas entorno al claustro y la capilla». También podrían aparecer, a lo largo y ancho de la parcela, «restos constructivos».

El monasterio fue fundado en 1153 por doña Gontrodo sobre unos terrenos propiedad de Alfonso VII, rey con el que había tenido una hija natural (doña Urraca) y que se los cedió. Estaba rodeado de murallas y seguía una regla ascética basada en la benedictina y tenía una comunidad mixta. En lo que hoy son los chalés de los ingenieros se situaba la corrada de las monjas, el hostal para los peregrinos y las viviendas de los trabajadores del convento.

La comunidad de monjas subsistió allí hasta 1856, cuando el Estado, con la connivencia del Ayuntamiento, las echó con la excusa de montar un hospital para el cólera, que era en realidad una fábrica de armas. Y así funcionó siglo y medio.

El futuro de la factoría de La Vega está en el aire desde hace años y depende de un acuerdo de Gobierno y Consistorio sobre sus respectivos derecho. El Estado ha tasado la propiedad en 32 millones de euros y la ley le obliga a no ceder gratis su patrimonio, después de precedentes como la 'toma' ciudadana de un cuartel Viriato en Zamora en 1990.

De momento, los técnicos municipales deben evaluar el estado de conservación de los edificios, tras recibir un exhaustivo inventario de los mismos por parte de Defensa, antes de que las autoridades continúen dialogando. Del informe, señala Martínez Vega, «nunca más supe, pero imagino que se puso sobre la mesa».
Fuente de la noticia https://www.elcomercio.es

21 de julio de 2018. El Ayuntamiento de Oviedo valorará el estado de los edificios y sus posibles usos en La Vega
Artículo de J.C. Abad para El Comercio

La reordenación del complejo de la antigua fábrica de armas de La Vega, con doce hectáreas -un tamaño similar al Oviedo Redondo-, de las que un 42% son superficie edificada y el resto están destinadas a viales y zonas verdes, avanza. El Ministerio de Defensa entregó ayer al Ayuntamiento un inventario de los inmuebles del recinto, que suman una superficie construida de unos 58.000 metros cuadrados y donde se incluyen 'joyas' como la capilla de Santa Bárbara del siglo XIII, restos del claustro del convento, la escuela de aprendices o el taller de cañones de Ildefonso Sánchez del Río. El documento, que recoge una ficha descriptiva de cada elemento, con sus características técnicas, su estado y fotografías, servirá de base al gobierno local para realizar una valoración y definir futuros usos de cara a la redacción del plan especial.

«Ahora tenemos que hacer una valoración amplia a nivel técnico y de usabilidad en la que tendrá que entrar incluso Patrimonio, pues ese área tiene que ser valorada para posibles catalogaciones», avanzó ayer el alcalde, Wenceslao López, tras la reunión con responsables del Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de Defensa (INVIED), el delegado de Defensa, Vicente Bravo Corchete, y los portavoces de los grupos del equipo de gobierno.

Influirá en esa protección el entorno, ya que en las inmediaciones se encuentra la iglesia de San Julián de los Prados, y por allí pasa la Vía de la Plata y el Camino de Santiago. En el Catálogo de Urbanismo de Oviedo ya figuran el templo y el pabellón-claustro, con una protección integral, así como la caseta de pesaje y la chimenea de ladrillo de la antigua fundición como elementos singulares.

El socialista insistió ayer en la importancia de estos planos, base para un estudio en profundidad que permitirá determinar qué se puede reciclar y qué se derribará. Y también para determinar las millonarias inversiones que se requieren: «No puedes empezar un proceso de ordenación urbanística sobre cuál puede ser el futuro de La Vega hasta que no sepas en qué medida es técnicamente viable un uso alternativo y después, cuánto costaría».

El gobierno local agradeció ayer el trabajo realizado por los responsables estatales tras esa reunión «breve y concisa», como la definió Cristina Pontón, de IU. No se abordaron, en cambio, las diferencias entre administraciones por la propiedad del complejo, cerrado desde 2012, cuando Santa Bárbara Sistemas cesó la actividad.

Sin embargo, el regidor no eludió estas diferencias. «La otra parte del trabajo que está pendiente aún es la valoración jurídica que hemos enviado a Defensa hace un mes para determinar finalmente qué parte de la propiedad puede revertir al Ayuntamiento». En principio, la respuesta estatal llegará este mismo mes.

Deterioro
A la espera de despejar el futuro de La Vega, el doctor en Historia Medieval, Andrés Martínez Vega, que ha estudiado a fondo La Vega, lamentó ayer que «el estado general de los edificios va camino de ser ruinoso». A petición de la Fundación Municipal de Cultura, en 2017 elaboró un informe histórico sobre el estado de la iglesia románica, del claustro del siglo XVIII del antiguo monasterio y del patrimonio industrial para entablar las bases de lo que sería la negociación entre administraciones. «Nunca más supe que hicieron con ese informe. Lo entregué y no sé si sirvió de base para las conversaciones que mantuvieron ayer». Aseguró que el edificio en «peores» condiciones es la capilla, ya que «se la está comiendo las zarzas».
Fuente de la noticia https://www.elcomercio.es

21 de julio de 2018. Los terrenos serán evaluados para su descontaminación
Fuente de la noticia https://www.elcomercio.es

En noviembre comienza la rehabilitación de la Imprenta Blasco. Zaragoza


La Imprenta Blasco reabrirá como museo a finales de 2019
Artículo de Guillermo Pemán Portella
La Imprenta Blasco reabrirá sus puertas a finales de 2019 como espacio museístico. Hoy han comenzado los traslados de la maquinaria antigua, que será completamente rehabilitada y puesta en valor. Las instalaciones albergarán 26 viviendas públicas, que comenzarán a construirse en octubre de este año. 

El Ayuntamiento de Zaragoza es propietario de este edificio, que está situado en la plaza Ecce Homo nº 8 de la ciudad. El edificio, en la actualidad, consta de cuatro plantas alzadas sobre los locales destinados en otro tiempo a Imprenta. Estas cuatro plantas albergan un total de diecisiete viviendas, con una superficie construida, aproximada, de 1.600 metros cuadrads. El edificio está desocupado.
El responsable de Urbanismo, Pablo Muñoz, ha explicado que la actuación en este edificio proporcionará a la ciudad 26 nuevas viviendas públicas. Esta operación permitirá también construir 62 viviendas protegidas en Valdespartera. Además, el Gobierno de Zaragoza ha anunciado que se está redactando el proyecto de consolidación del Palacio de Fuenclara, situado a escasos metros de la Imprenta Blasco, y que se ejecutará por fases.

El objetivo planteado desde el Ayuntamiento es que tanto la planta baja como sótano se destinen a museo de la imprenta, por eso es necesario desalojar toda la planta baja y sótano de maquinaria y mobiliario, restaurarlos y reponerlos a su ubicación actual.

El Ayuntamiento de Zaragoza firmó este año un convenio de colaboración con AEGRAF (Asociación Empresarial de Artes Gráficas, Papel y Manipulados de Aragón) para restaurar de forma progresiva la maquinaria y enseres de la imprenta, permitiendo también trabajar conjuntamente para diseñar un espacio museístico que ponga en valor no sólo lo que representó para Zaragoza la Imprenta Blasco, sino el sector de la imprenta y las artes gráficas en su conjunto.

Durante las últimas semanas se han llevado a cabo trabajos para estabilizar y reforzar la estructura del suelo de la planta baja y del sótano de la antigua Imprenta Blasco. 

De esta forma la carretilla elevadora que debe retirar la maquinaria podrá transitar por el interior del espacio con seguridad durante los trabajos. Los enseres serán trasladados a dependencias municipales, concretamente al antiguo cuartel de Pontoneros, y a partir de ahí se verificará su estado y se determinará qué materiales son susceptibles de restaurarse para ser expuestos en un futuro, cuando el edificio esté restaurado. Con ello se fijará un calendario de trabajo para la recuperación progresiva de las piezas.

Para poner en marcha este proyecto, el Ayuntamiento de Zaragoza destina este año 49.000 euros, lo que permite el traslado especializado y acometer una primera fase de restauración. Los trabajos los llevarán a cabo las empresas que integran Aegraf en coordinación con el personal de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento.

*Esta noticia cuenta con un video
Fuente de la noticia http://www.aragondigital.es

La Imprenta Blasco estrenará museo y apartamentos sociales a final de 2019
La antigua Imprenta Blasco de Zaragoza, cuyo interior alberga joyas de patrimonio industrial de finales del siglo XIX y principios del XX, estará adecuada como espacio museístico a finales del próximo año, fecha para la que también estarán disponibles los 26 apartamentos sociales que se rehabilitarán en las cuatro plantas superiores.

Ubicado en pleno Casco Histórico junto a la Audiencia Provincial, la rehabilitación de este edificio supondrá un nuevo impulso a la revitalización del entorno junto a los Baños Judíos, el Mercado Central y el Palacio de Fuenclara, que actualmente tiene en fase de redacción el proyecto de consolidación.

Así lo ha explicado a los medios el consejero municipal de Cultura, Fernando Rivarés, durante una visita a la antigua imprenta junto al alcalde, Pedro Santisteve, y al consejero de Urbanismo, Pablo Muñoz, con motivo del inicio, a partir de mañana, del traslado de la maquinaria que sea factible rehabilitar.

De este trabajo se encargará la Asociación Empresarial de Artes Gráficas, Papel y Manipulados de Aragón (Aegraf), que cuenta con una partida de 50.000 euros para realizar un "trabajo de chinos" como ha definido Pedro Martínez, miembro de la junta de la entidad.

Según el vicepresidente de la Asociación, Bernardo Torcal, se intentará arreglar todo lo que tenga valor industrial de entre la docena de máquinas y otra treintena de bienes que todavía permanecen en el inmueble, entre ellas varias guillotinas manuales, una linotipia, una máquina de impresión de billetes del antiguo tranvía, una impresora de cartelería, letras de plomo y madera, armarios y chibaletes.

El conjunto lo conforman tres edificios construidos por la familia Blasco entre los años 1921 y 1938: el primero de los cuales da a la Plaza Ecce Homo en su medianil izquierdo, el segundo a la calle Paraíso en su medianil derecho y el tercero que conecta los tres edificios con una sola escalera con entrada desde la plaza.

El cierre de la imprenta en 1999 puso fin a un siglo de historia de las artes gráficas en Aragón y que se puede conocer a través de su maquinaria y enseres.

Por ello, el espacio museístico, como ha explicado Rivarés, girará en torno a tres conceptos: el primero, en el que se explicará lo que supuso esta imprenta como motor industrial en Aragón, el oficio de impresor y su evolución; otra dedicada a la comunicación humana y la aparición de las nuevas tecnologías; y una tercera dedicada a la clase obrera, dado que fue en este sector en el que los trabajadores tomaron conciencia política.

La rehabilitación forma parte del convenio firmado con la empresa Mariano López Navarro e incluye la transformación de las antiguas 17 viviendas en 26 apartamentos y la construcción de otras cuatro en la calle Galoponte, así como la cesión de un terreno para una promoción de 62 viviendas de protección oficial en Valdefierro.

Los 390.000 euros de diferencia entre el coste de la parcela de Valdefierro y la rehabilitación del edificio de la imprenta se destinarán a la adecuación de la planta baja como espacio museístico.

El proyecto se llevará próximamente a la Comisión provincial de Patrimonio para su validación con el fin de que sea aprobado por el Gobierno de la ciudad en septiembre y las obras, que tienen un plazo de ejecución de doce meses, puedan comenzar en noviembre, como ha adelantado Pablo Muñoz.
Fuente de la noticia http://www.elperiodicodearagon.com

La rehabilitación del edificio de Imprenta Blasco comenzará en noviembre, tendrá 26 VPO y espacio museístico.
Antes del inicio de las obras se procederá a trasladar la maquinaria, que se alberga en la planta calle del inmueble, para su limpieza y reparación y poder exhibirlas en el futuro espacio museístico que se reservará en este edificio que da nombre a la Imprenta Blasco.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, acompañado del consejero municipal de Urbanismo, Pablo Muñoz; y el consejero municipal de Cultura y Economía, Fernando Rivarés, han visitado este inmueble, junto a responsables de la Asociación Empresarial de Artes Gráficas, Papel y Manipulados de Aragón.

Imagen de la noticia
En 1999 se cierra la Imprenta Blasco y en 2002 el Ayuntamiento adquiere el inmueble, ha recordado el alcalde. "Desde entonces estábamos confiando en que este espacio se pusiera al servicio de la ciudad como espacio museístico para recordar la importancia de las artes gráficas y de la imprenta a principios del siglo XX en Zaragoza". 

Una de las curiosidades que ha contado el alcalde es el sistema de suministro de luz que mediante un único motor alimentaba un complejo engranaje de poleas para activar las máquinas. "Es de una altura y nivel bien interesantes", ha considerado.
Noticia completa en https://www.20minutos.es

La rehabilitación del edificio de Imprenta Blasco comenzará en noviembre, tendrá 26 VPO y espacio museístico.
Fuente de la noticia http://www.expansion.com

La Imprenta Blasco ultima los preparativos para su rehabilitación y restauración de la maquinaria
El Alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, junto con los consejeros de Urbanismo y Cultura, Pablo Muñoz y Fernando Rivarés, ha visitado esta mañana la Imprenta Blasco para conocer los preparativos para su inminente rehabilitación y restauración de la maquinaria.

Imagen de la noticia
El Ayuntamiento de Zaragoza es propietario de este edificio, que está situado en la plaza Ecce Homo nº 8 de la ciudad. El edificio, en la actualidad, consta de cuatro plantas alzadas sobre los locales destinados en otro tiempo a Imprenta. Estas cuatro plantas albergan un total de diecisiete viviendas, con una superficie construida, aproximada, de 1.600 m2. El edificio está desocupado.

El edificio, tal y como está actualmente, es en realidad el conjunto de tres edificios construidos por la familia Blasco entre los años 1921 y 1938. El primero de ellos en 1921 a la Plaza Ecce Homo en su medianil izquierdo, el segundo en 1924 a la calle Paraíso en su medianil derecho y el tercero en 1938 que conexionó los tres edificios con una sola escalera con entrada desde la plaza. La distribución del acceso desde el núcleo de escalera hasta las viviendas situadas en la zona posterior del edificio es muy forzada debido a que el promotor del edificio así lo quiso en su día. 

El objetivo planteado desde el Ayuntamiento es que tanto la planta baja como sótano se destinen a museo de la imprenta, por eso es necesario desalojar toda la planta baja y sótano de maquinaria y mobiliario, restaurarlos y reponerlos a su ubicación actual.

El Ayuntamiento de Zaragoza firmó este año un convenio de colaboración con AEGRAF (Asociación Empresarial de Artes Gráficas, Papel y Manipulados de Aragón) para restaurar de forma progresiva la maquinaria y enseres de la imprenta, permitiendo también trabajar conjuntamente para diseñar un espacio museístico que ponga en valor no sólo lo que representó para Zaragoza la Imprenta Blasco, sino el sector de la imprenta y las artes gráficas en su conjunto.

Durante las últimas semanas se han llevado a cabo trabajos para estabilizar y reforzar la estructura del suelo de la planta baja y del sótano de la antigua Imprenta Blasco. De esta forma la carretilla elevadora que debe retirar la maquinaria podrá transitar por el interior del espacio con seguridad durante los trabajos. Los enseres serán trasladados a dependencias municipales, concretamente al antiguo cuartel de Pontoneros, y a partir de ahí se verificará su estado y se determinará qué materiales son susceptibles de restaurarse para ser expuestos en un futuro, cuando el edificio esté restaurado. Con ello se fijará un calendario de trabajo para la recuperación progresiva de las piezas.

Imagen de la noticia
Para poner en marcha este proyecto, el Ayuntamiento de Zaragoza destina este año 49.000 euros, lo que permite el traslado especializado y acometer una primera fase de restauración, en la que se va a actuar sobre una de las prensa tipográficas, varias máquinas de manipulación de papel y uno de los chibaletes (mueble de madera que se empleaba para guardar cajas tipográficas y que servía además de banco de trabajo para realizar la composición manual).
Estos trabajos los llevarán a cabo las empresas que integran AEGRAF en coordinación con el personal de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento.

La Imprenta Blasco y la evolución de la imprenta

El cierre de la Imprenta Blasco en 1999 puso fin a un siglo de historia de las artes gráficas en Aragón. Tres años después, en 2002, el Ayuntamiento de Zaragoza adquirió el edificio y a partir de este año se ha impulsado su recuperación.

La Imprenta Blasco constituye un valioso testimonio del patrimonio industrial contemporáneo ya que a través de su maquinaria y sus enseres se puede conocer la evolución del oficio de impresor, desde la tipografía y el hacer más artesanal hasta los inicios de la industrialización y el offset, de los que se conservan importantes ejemplos.

Imagen de la noticia
El patrimonio de la Imprenta Blasco inventariado está compuesto por 38 bienes:
- Mobiliario de la imprenta y maquinaria industrial propiamente dicha, a través de la que se puede seguir la evolución tecnológica que experimentó la imprenta en el siglo XIX (chibaletes, prensas tipográficas, máquinas de impresión, máquinas de manipulación de papel...).

- Mobiliario de la antigua tienda (mostradores, estanterías, caja fuerte, máquina registradora, armarios de herramientas...).
Fuente de la noticia http://www.zaragoza.es

miércoles, 29 de agosto de 2018

Web TouRail. Turismo con el Patrimonio Ferroviario


Hoy os quiero presentar esta interesante web, que muestra un proyecto promovido por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles donde quieren dar visibilidad al patrimonio ferroviario. 

Como dicen en la propia web los fines de la Fundación figura velar por la identificación, conservación y puesta a disposición de la sociedad del Patrimonio Histórico y Cultural Ferroviario. Así, gestiona dos importantes museos del ferrocarril, en Madrid (antigua estación de Delicias) y Cataluña (Vilanova i la Geltrú), además de articular y dinamizar otros museos e instituciones por todo el territorio nacional dedicadas a la preservación del patrimonio histórico ferroviario a través de diferentes propuestas y proyectos de puesta en valor. 


Desde TouRail perseguimos la promoción de manera coordinada y aunando todas las iniciativas dispersas por la geografía española, tanto públicas como privadas, creando así una red de todos los actores con una marca común ligada al patrimonio ferroviario.

El patrimonio histórico ferroviario español tiene un atractivo innegable y con una clara capacidad de convertirse en un revulsivo relevante dentro de la industria cultural y turística, dinamizando, por lo tanto, nuestra economía y territorios. 

Una web donde podréis encontrar eventos y noticias sobre patrimonio ferroviario, información de lugares que reutilizan patrimonio ferroviario tanto para comer como para dormir; así como mostrar actividades en torno a patrimonio ferroviario.

Una web que espero que poco a poco vaya creciendo, pues me parece un proyecto muy interesante.

Para más información visitad su página


NOTICIAS SOBRE LA WEB
TouRail, un nuevo portal de turismo ferroviario para promover el patrimonio industrial
Fuente de la noticia https://www.vialibre.org/

TourRail, una nueva opción para promover el turismo ferroviario
Fuente de la noticia http://www.europapress.es

TouRail, una nueva opción para promover el turismo ferroviario.
Fuente de la noticia http://www.expreso.info

Ontinyent. Obras para recuperar la fábrica Revert como Museo Textil.


El Consell aportará 500.000 euros para continuar con las obras del Museu Tèxtil
Artículo de Sofía Sánchez para Las Provincias

El Patronato de la Fundación Museo del Textil de la Comunidad Valenciana, reunido en el Centro Cultural Caixa Ontinyent, ha aprobado por unanimidad y ha hecho efectiva la firma del convenio con la Generalitat que permitirá seguir avanzando en las obras del Museo en Ontinyent.

En concreto, el documento, que será firmado a su vez por la Generalitat el 3 de agosto, hará posible la llegada de la primera aportación autonómica de 500.000 euros para el proyecto y actuaciones previas para crear el Museo en la antigua fábrica de Revert.
Imagen de la noticia
Jorge Rodríguez, alcalde de Ontinyent y también Presidente de la Fundación Museo del Textil, explicaba que la firma del convenio permite instrumentalizar la subvención nominativa de 500.000 euros de la Presidencia de la Generalitat ya establecida en los presupuestos autonómicos para 2018, «por lo que podamos seguir avanzando para hacer realidad el museo, cuyas obras van según los plazos previstos», explicaba.

El convenio se renovará anualmente, y como ya a puertas del mes de agosto hacia la posibilidad de que no se gastan todo el dinero de la subvención de este año, el dinero que quedan por gastar en 2018 suplementarán los 500.000 euros ya comprometidos por 2019 por el presidente de la Generalitat.
Noticia completa en https://www.lasprovincias.es

Toni Gaspar y Jorge Rodríguez asisten a una reunión para impulsar el Museu del Tèxtil de Ontinyeny
Fuente de la noticia https://www.20minutos.es/

Toni Gaspar se reúne con Rodríguez para impulsar el museo textil en Ontinyent
Fuente de la noticia https://www.lavanguardia.com/l

El Consell aporta 500.000 euros para adecuar el primer edificio del futuro Museu Tèxtil
La fase que se ejecutará tras los derribos de las naves fuera de ordenación y con los 500.000 euros de la Generalitat permitirán habilitar un primer edificio planteado como nuevo contenedor para el programa museístico, con una superficie edificada de 622,17 metros cuadrados, repartidos en dos alturas, una planta baja con sala de exposición, vestíbulo, recepción, almacén de recepción, dos despachos, tres aseos y un vestíbulo de aseos. La planta semi-sótano tendrá espacio para instalaciones diversas, además de trastero y un transformador.

El edificio renovará principalmente la cubierta, aunque mantendrá sus características en general. Junto a esta primera nave se urbanizará una plaza de 1.297 m2 con arbolado y mobiliario urbano, una plaza planteada para «esponjar» la zona. Tras la recuperación de esta nave, la más próxima a la Plaça de la Concepció, entre este año y el primer trimestre de 2019, el objetivo será recuperar la nave más próxima al río Clariano.

Antonio Carbonell, presidente de Caixa Ontinyent „la entidad financiera es otro de los patronos„ destacó ayer tras la reunión que el convenio firmado «nos ayuda a seguir avanzando, contar con las subvenciones de la Generalitat es fundamental y ahora lo que queremos es que todo vaya cumpliéndose y materializándose para hacer realidad el Museu del Tèxtil», concluía.
Noticia completa en https://www.levante-emv.com

ABRIL 2018
Así será el futuro Museu del Tèxtil de Ontinyent
El alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez; el presidente de Caixa Ontinyent, Antonio Carbonell, y el presidente de ATEVAL-Vall d'Albaida, Càndid Penalba, firmaban ayer en el Ayuntamiento de Ontinyent el convenio que marca la hoja de ruta de la implantación en Ontinyent del Museu del Tèxtil de la Comunitat Valenciana, cuya fecha de finalización total no salió a relucir. Asistían a la presentación los arquitectos del estudio Soler-Torró, que explicaron las líneas maestras del proyecto de la primera fase de la obra: tras los preceptivos desescombros, se habilitará un primer edificio de 622 metros cuadrados junto a una nueva plaza de 1.297 metros.

Rodríguez, Carbonell y Penalba coincidían en destacar el trabajo llevado a cabo en los últimos años para hacer realidad un proyecto que el alcalde de Ontinyent definía como «una historia que viene de largo y que ha estado llena de frustraciones, pero que finalmente y con el esfuerzo de todos los patrones de la Fundación y el apoyo de la Generalitat vamos a hacer realidad: ese museo que conjugará la exposición divulgativa con el impulso al sector a través de un espacio creativo de futuro», manifestaba ayer el regidor.
Imagen de la noticia
El convenio firmado ayer determina que el ayuntamiento, propietario del sol sobre el que se encuentra la antigua fábrica de Revert, cede una superficie a la Fundación para facilitar la implantación del museo. Caixa Ontinyent, la Generalitat y el ayuntamiento harán frente a diversos gastos, y ATEVAL encargará de la dinamización del museo junto a la propia fundación. Antonio Carbonell ponía de relieve «la constancia del ayuntamiento y los patrones para conseguir un museo que nos aportará muchos beneficios desde el punto de vista industrial y cultural, un proyecto del que en Caixa Ontinyent estamos orgullosos de participar», manifestó.

Penalba incidía en que el nuevo museo «dará prestigio a la ciudad y la comarca, y será muy importante para potenciar nuestro clúster, ya que nos permitirá ofrecer buena imagen y una visión del potencial de Ontinyent a políticos, eurodiputados o clientes de las empresas cuando vengan a visitarlo. No queremos que sea un edificio decorativo; vamos trabajar para que tenga contenido y actividad», incidía. Penalba coincidía con Carbonell en agradecer el trabajo de todos los patrones y alabó la labor del alcalde, del que destacaba que «no sólo ha impulsado el proyecto sino que ha conseguido involucrar a la Generalitat, sin cuya aportación económica [500.000 euros para esta primera fase] todo esto no sería posible», señalaba.
Fuente de la noticia https://www.levante-emv.com

Rehabilitación. Un trabajo que recupera parcialmente la histórica fábrica textil de Revert
El alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez; el presidente de Caixa Ontinyent, Antonio Carbonell, y el presidente de ATEVAL-Vall d'Albaida, Càndid Penalba, firmaban ayer en el Ayuntamiento de Ontinyent el convenio que marca la hoja de ruta de la implantación en Ontinyent del Museu del Tèxtil de la Comunitat Valenciana, cuya fecha de finalización total no salió a relucir. Asistían a la presentación los arquitectos del estudio Soler-Torró, que explicaron las líneas maestras del proyecto de la primera fase de la obra: tras los preceptivos desescombros, se habilitará un primer edificio de 622 metros cuadrados junto a una nueva plaza de 1.297 metros.

Rodríguez, Carbonell y Penalba coincidían en destacar el trabajo llevado a cabo en los últimos años para hacer realidad un proyecto que el alcalde de Ontinyent definía como «una historia que viene de largo y que ha estado llena de frustraciones, pero que finalmente y con el esfuerzo de todos los patrones de la Fundación y el apoyo de la Generalitat vamos a hacer realidad: ese museo que conjugará la exposición divulgativa con el impulso al sector a través de un espacio creativo de futuro», manifestaba ayer el regidor.

Imagen de la noticia
El convenio firmado ayer determina que el ayuntamiento, propietario del sol sobre el que se encuentra la antigua fábrica de Revert, cede una superficie a la Fundación para facilitar la implantación del museo. Caixa Ontinyent, la Generalitat y el ayuntamiento harán frente a diversos gastos, y ATEVAL encargará de la dinamización del museo junto a la propia fundación. Antonio Carbonell ponía de relieve «la constancia del ayuntamiento y los patrones para conseguir un museo que nos aportará muchos beneficios desde el punto de vista industrial y cultural, un proyecto del que en Caixa Ontinyent estamos orgullosos de participar», manifestó.

Penalba incidía en que el nuevo museo «dará prestigio a la ciudad y la comarca, y será muy importante para potenciar nuestro clúster ya que nos permitirá ofrecer buena imagen y una visión del potencial de Ontinyent a políticos, eurodiputados o clientes de las empresas cuando vengan a visitarlo. No queremos que sea un edificio decorativo; vamos trabajar para que tenga contenido y actividad», incidía. Penalba coincidía con Carbonell en agradecer el trabajo de todos los patrones y alabó la labor del alcalde, del que destacaba que «no sólo ha impulsado el proyecto sino que ha conseguido involucrar a la Generalitat, sin cuya aportación económica [500.000 euros para esta primera fase] todo esto no sería posible», señalaba.
Fuente de la noticia https://www.levante-emv.com

martes, 28 de agosto de 2018

La estación ferroviaria de Castrofuerte. León


Castrofuerte rehabilitará su estación ferroviaria
Artículo de Javier Revilla para La Nueva Crónica

La Diputación ha concedido una subvención superior a los 100.000 euros que permitirá frenar el serio deterioro de esta estación, una de las siete paradas en la provincia del tren de vía estrecha que unió Palanquinos con Medina de Rioseco.

Aunque ya tenía referencias indirectas, el que hace unos días se publicase el listado de los edificios que van a recibir ayudas para su recuperación por parte del Instituto Leonés de Cultura de la Diputación de León, ratificó que el municipio de Villaornate y Castro pueda recuperar su antigua estación. Estupenda noticia.

108.366,86 euros son los aprobados por la institución provincial para tal fin. Harán posible frenar el serio deterioro de la estación ferroviaria de Castrofuerte, una de las 7 existentes en la provincia de León de aquel tren de vía estrecha que unió Palanquinos (León) y Medina de Rioseco (Valladolid) entre los años 1915 y 1969.
Imagen de la noticia
De las siete estaciones leonesas de la línea Rioseco-Palanquinos, ha desaparecido por completo la de Valderas (curiosamente la villa natal del ministro Alonso Castrillo, que tantos hilos movió para conseguir que aquel ferrocarril pasase por allí), están en seria ruina las de Campazas, la que nos ocupa de Castrofuerte y la de Cubillas de los Oteros, y afortunadamente han sido recuperadas años atrás las de Valencia de Don Juan, Fresno de la Vega y Palanquinos, algunas con nuevos usos que garantizan su mantenimiento futuro.

Como todas las anteriores, la estación de Castrofuerte fue inaugurada el 30 de abril de 1915. Aquel día, tras años de espera, proyectos y obras, por fin los trenes comenzaban a pasar a diario por el pueblo; o más bien cerca del pueblo, pues del núcleo de Castro, la vía y la estación quedaron un tanto alejadas (como en otros casos). Pero así fue como las humeantes máquinas de vapor arrastrando vagones de mercancías y viajeros no dejarían de circular hasta el cierre del tráfico en 1969, siendo cariñosamente recordadas como el ‘tren burra’.
Noticia completa en https://www.lanuevacronica.com