Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

lunes, 18 de febrero de 2019

Nuevas noticias sobre el Molino de Oliver de Aljucer.


13/02/2019. Se presentó en Aljucer la propuesta de adecuación del Molino Oliver por parte del ayuntamiento




31/01/2019. La Junta de Aljucer pide que la rehabilitación del Molino sea útil para los vecinos
La Junta Municipal de Aljucer incluyó en su última reunión una declaración institucional sobre el Molino de Oliver avalada por la totalidad de los grupos municipales presentes en esta junta: PP, PSOE, Cs, Cambiemos y Ahora Murcia.

El Molino de Oliver es uno de los elementos patrimoniales y etnográficos más significativos de la pedanía. Tras el intento de derribo que sufrió en enero de 2008, su defensa por parte de la ciudadanía y de colectivos sociales logró concienciar a la población aljucereña y, en general, de Murcia y su huerta, de la necesidad de proteger y recuperar el patrimonio hidráulico ligado a la milenaria red de regadío.

La Junta Municipal destaca en la declaración institucional que queda pendiente el cumplimiento de la sanción urbanística que la Concejalía de Urbanismo impuso en su día, y recuperar para la pedanía el Molino de Oliver, su escudo BIC y la zona del antiguo pantano, promoviendo un entorno digno y un uso útil del edificio una vez reconstruido.
Fuente de la noticia https://www.laverdad.es


31/01/2019. La Junta Municipal de Aljucer solicita la rehabilitación del Molino de Oliver para su uso cultural
Fuente de la noticia http://www.pedaniasdemurcia.es


30/01/2019. Aljucer pide que se cierre el edificio del Molino de Oliver cuando se rehabilite
La Junta Municipal de Aljucer pide que la rehabilitación del Molino de Oliver incluya el cerramiento completo del edificio y sea un espacio útil para los vecinos, informó este órgano.

En este sentido, en la noche de ayer estaba previsto aprobar una declaración institucional de todos los grupos municipales de la Junta (PP, PSOE, Ciudadanos, Cambiemos y Ahora Murcia) «instando a Urbanismo y a la Junta de Hacendados a que modifiquen el proyecto». También solicitan que se presente el proyecto a vecinos de Aljucer y a asociaciones y colectivos, para que den ideas.
Fuente de la noticia
https://www.laopiniondemurcia.es/murcia/2019/01/31/aljucer-pide-cierre-edificio-molino/992859.html

29/01/2019. Proyecto de adecuación del Molino de Oliver.


Fuente de la noticia https://www.laverdad.es/

03/01/2019. Proponen que el Molino de Oliver sea un centro de estudios patrimoniales.
La Asociación Juvenil Villa de Aljucer (AJVA), entidad que lleva más de quince años realizando actividades culturales en la pedanía, propuso ayer a través de un comunicado de prensa que se reconstruya el Molino de Oliver y se detine a un centro municipal de estudios patrimoniales. Este uso público «serviría para recoger la trayectoria que se viene realizando en la población para la defensa, estudio y recuperación del patrimonio cultural y etnográfico, en buena parte relacionado con el regadío, la Huerta de Murcia y su paisaje», señala la asociación.

La organización anunció que se va a poner en marcha una campaña, tanto a pie de calle como en las redes sociales, para reivindicar que se avance en la reconstrucción del Molino de Oliver, recordando que la Junta de Hacendados intentó, hace ahora once años, derribar esta estructura, pero finalmente la demolición se paralizó debido a la presión vecinal. El Ayuntamiento sancionó a la Junta y le obligó a reconstruir el molino.
Fuente de la noticia https://www.laverdad.es

Zona Minera de Cerro Muriano, Bien de Interés Cultural con tipología Sitio Histórico. Córdoba


DECRETO 352/2010, de 27 de julio, por el que se inscribe en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural, con la tipología de Sitio Histórico, la zona Minera de Cerro Muriano, en los términos municipales de Córdoba y Obejo.

DESCRIPCIÓN
La red filoniana de Cerro Muriano, tanto por sus medidas de longitud-profundidad como por sus altos tenores en cobre, ha de ser considerada como un caso excepcional en la Península Ibérica. Está constituida por más de 100 filones, siendo 17 los aflorantes y encajados en fracturas hercínicas tardías o en otras más antiguas que se reactivaron entonces. En su génesis hidrotermal están presentes especies como la pirita, pirrotina, calcopirita, cobres grises, arsenopirita, bornita, blenda, galena y minerales secundarios, siendo predominante el cobre y la calcopirita.

El origen de la minería en Cerro Muriano hay que buscarlo en el III milenio a.C., durante el Calcolítico, momento que adquiere una especial relevancia, pues es entonces cuando comienzan a formarse estructuras relativamente estables de liderazgo social que provocan la formación de las primeras sociedades con jerarquía entre sus miembros. Estos viejos sistemas de explotación a cielo abierto han dejado, en parte, sus huellas, emergiendo a la superficie en forma de embudos, cortas, pozos, socavones en rampa o extensas escombreras donde se han recogido con frecuencia martillos de escotadura de diversa tipología, desde los más toscos de escotaduras laterales, a los más evolucionados.

Pero no es hasta la época romana cuando los filones de cobre de Cerro Muriano comienzan a explotarse de forma intensa y sistemática, especialmente en la minería subterránea, como lo demuestran los pozos de San Rafael, Levante o Victoria, donde se llega a bajar a más de 150 metros de profundidad en busca de los codiciados sulfuros. La arquitectura minera romana ha dejado huella, muy probablemente, en los arcos interiores de las galerías, los sistemas de entibación por sostenimiento artificial y la canalización de atanores finos; así como en la bocamina o socavón de desagüe de Suerte Alta y el Tornillo de Arquímedes que fue hallado en uno de los pozos mineros de Cerro Muriano antes del año 1927, con unas dimensiones de 1,50 m.


Las fundiciones romanas del Cerro de la Coja o el filón cuprífero de Siete Cuevas conforman uno de los complejos de minería subterránea antigua más importantes de cuantos se conocen en la Península Ibérica. El magnífico estado de conservación de la mina Siete Cuevas ha permitido su estudio y ha revelado un alto desarrollo de la ingeniería y tecnología minera que indican la existencia de una alta especialización en el trabajo y de una planificación previa.

Los sulfuros arsenicales de la Zona Minera de Cerro Muriano no vuelven a ser explotados hasta bien entrado el siglo XIX, cuando la explotación de mineral se reduce a la recolección de escorias en superficie, «… dando esto ocasión a que se haya formado un pequeño centro de actividad industrial, donde no obstante la riqueza y abundancia de aquellas, están limitados los trabajos á reducida escala» (Vilanova J., 1872, 187-228).

Pero es a finales del XIX cuando las compañías de capital inglés adquieren en arrendamiento estos recursos mineros y se comienzan a explotar de forma intensiva e industrial los filones de cobre. Fueron cuatro las compañías inglesas que se asentaron en Cerro Muriano, la cuarta, Córdoba Copper Company Ltd., fue la última y más potente. Establecida en 1908, se dedicó tanto a la extracción de mineral como a la fundición del mismo, en la conocida actualmente como «Fundiciones y Lavaderos de la CCC Ltd.». Se trata de un complejo excepcional en la metalurgia del cobre no sólo para Andalucía sino también para el resto del Estado, ya que muy pocos ejemplos de este tipo de plantas industriales inglesas han logrado sobrevivir hasta nuestros días, aunque, como en este caso, en forma de restos.


 Para la extracción del cobre se desaguó e inició la explotación de los yacimientos cupríferos de Cerro Muriano, llegando a profundizar el pozo maestro (San Rafael) hasta los 400 m, y poniendo en funcionamiento, entre 1909 y 1919, una fundición para producir cobre blister, recibiendo para ello mineral de Huelva y de otros puntos. Dicha metalurgia del cobre debió de ser por vía pirometalúrgica, donde el mineral ya recibía un primer tratamiento de selección que se llevaba a cabo a pie de pozo. Una vez concluido se transportaba hasta la planta de recepción y molienda donde, mediante tolvas de todo-uno, era tratado. Desde allí, el mineral era llevado en cintas transportadoras hasta la planta de clasificación y concentración donde se cribaba y separaba del estéril por medios manuales y mecánicos -mesas de gravimetría-. Una vez obtenido el concentrado de cobre otra cinta transportadora lo elevaba hasta la planta de fundición donde esperaba a ser introducido en los hornos de la compañía.


La zona de lavaderos y fundiciones conectaba con la vía férrea minera de Córdoba-Bélmez. Este engranaje era posible gracias a la red de caminos que partían de muchos de los pozos, barrios mineros y oficinas que conectaban con el eje principal, es decir, la carretera de Córdoba-Almadén y, a su vez, con la línea de tren (paralela) antes mencionada. Testigos del intenso discurrir de mercancías de mineral son la casa del paso a nivel, la casa pasaje de Cabanillas y la estación de ferrocarril, coetáneos a esta época de principios del siglo XX.


Para responder a la necesidad de disponer de mano de obra junto a los pozos se dio lugar a edificaciones de barrios de mineros, de los que quedan vestigios como el conocido «Barrio Norte», próximo a los pozos núm. 2, núm. 1 y núm. 3, o el «Barrio Casas para Obreros» también conocido como «Barracas y Chozas Muriano», al suroeste, cercano a los pozos de Santa Victoria y San Rafael. Las casas de los mineros eran de muy baja calidad constructiva, de hecho no quedan rastros de las chozas circulares ni de los barracones donde se alojaban, quedando sólo de aquellas construidas con mampuesto, ladrillo y carbonilla.


 Resulta significativo por tanto que los restos peor conservados de todo este complejo minero-industrial sean las viviendas de los mineros (tan abundantes en aquella época), lo cual indica el tipo de vida de los mineros en este modo de producción industrial. Y así también queda reflejado en la festividad de Santa Bárbara, celebrada el 4 de diciembre, cuando los mineros sacan en procesión a su santa patrona y le cantan y piden fervientemente que les proteja en la mina.


Esta fiesta local de Cerro Muriano, aún vigente, constituye un ritual simbólico religioso-festivo de fuerte identificación local. Los problemas de falta de competitividad y de mano de obra provocaron la quiebra en 1918 y el cierre al año de la CCC Ltd. Después de esa fecha hay documentados trabajos de minería del cobre a muy reducida escala, como las labores de recuperación llevadas a cabo por la empresa vasca Minera de Cantos Blancos en el Cerro del Depósito, entre los años 1955 y 1961.


Este complejo industrial descrito fue desmantelado y abandonado y nada queda de la maquinaria. Fruto de este proceso la Zona Minera de Cerro Muriano conserva actualmente todo un conjunto de restos interrelacionados, a través de los cuales es posible reconocer este valioso patrimonio que configura y se integra en el paisaje de sierra, y que está gravemente amenazado por las urbanizaciones y expansión de éstas.


Existe, además, un interesante conjunto de utensilios y documentos relacionados con la Zona Minera de Cerro Muriano que actualmente se encuentran depositados en varios museos, principalmente en el Museo del Cobre del término municipal de Obejo, y en el Museo Arqueológico y Etnológico de Córdoba.

Desde el siguiente link se puede leer y descargar el decreto.

NOTICIAS SOBRE CERRO MURIANO
Se inscribe como Bien de Interés Cultural, con la tipología de Sitio Histórico, la zona Minera de Cerro Muriano

“Cerro Muriano es como un libro de historia de la minería”
Fuente de la noticia https://www.diariocordoba.com

5.000 años de historia íntimamente unidos a la minería
Fuente de la noticia https://www.diariocordoba.com

La antigua fábrica Piher en peligro. Badalona


La antigua fábrica Piher, un edificio modélico en riesgo de derrumbe.
Artículo de Montse López para La Vanguardia

Es un edificio catalogado como Bien Cultural de Interés Local (BCIL) por la Generalitat de Catalunya. Fue una de las empresas de Badalona más destacadas de los años 70 con 1.200 trabajadores y con un diseño creado por Oriol Bohigas y Josep Maria Martorell. Era la fábrica Piher, un vestigio industrial que ha ardido durante días y que ahora mismo está en peligro de derrumbamiento a causa del fuego. Hace años que el edificio está abandonado, sin ningún tipo de mantenimiento y que seis personas sin techo han convertido en su domicilio.

Imagen de la noticia
La fábrica Piher se construyó en el barrio de Canyadó en 1959. Era una planta de producción industrial de material electrónico, concretamente a la fabricación de resistencias fijas de carbón, condensadores cerámicos y potenciómetros de carbón. Durante los años 60 y 70 estuvo en auge y era considerada una de las empresas catalanas más modernas. En ella trabajaban un gran número de mujeres y, según recuerdan extrabajadores de la Piher, ganaban un sueldo superior al de hombres de otras fábricas de la ciudad. A mediados de los 80, los responsables no pudieron afrontar una crisis financiera y en 1989 la planta de Badalona cerró sus puertas después de duras protestas por parte de sus trabajadores.

La fábrica no era moderna solo por el producto que elaboraba, ya que el diseño de uno de sus edificios -obra de Josep Maria Martorell y Oriol Bohigas- recordaba a las fichas que se usaban en los primeros ordenadores. Así lo recuerda Josep Maria Massot, exarquitecto municipal en Badalona: “Era una de las muestras de la arquitectura moderna en la que se fijaban desde fuera de Catalunya”.
Imagen de la noticia
Actualmente, solo se conserva el edificio de servicios, donde se ubicaban los vestuarios de los trabajadores y la cantina. Precisamente este edificio es el que la Generalitat de Catalunya catalogó en 1998 como BCIL. Ese mismo año, se inició la cesión de la propiedad al Ayuntamiento de Badalona. “Un acuerdo de cesión que no llegó a materializarse nunca”, afirma Rubén Guijarro, concejal del ámbito de gobierno y territorio del Ayuntamiento de Badalona. Por ese motivo, después del incendio que se produjo hace unos días en la Piher, el Ayuntamiento ha alertado del estado del edificio al propietario, de quien no quiere dar detalles sobre su identidad. Según el consistorio, existe un fuerte riesgo de derrumbamiento.
Fuente de la noticia https://www.lavanguardia.com