Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

miércoles, 30 de noviembre de 2016

El Centro de Estudios del Jiloca solicita que los hornos de yeso de Navarrete del Río sean visitables. Calamocha (Teruel)

Artículo de Pedro Pérez Boned para Diario de Teruel

El Centro de Estudios del Jiloca, CEJ, va a solicitar que los hornos de yeso, yeseras, de Navarrete del Río se rehabiliten para que sean visitables. En Navarrete del Río hay medio centenar de hornos de yeso que están en su mayoría hundidos. Durante el pasado fin de semana Navarrete del Río y Calamocha han acogido la celebración de unas jornadas sobre el yeso tradicional de Teruel, que poseía una extraordinaria dureza. En estas jornadas se han recuperado hornos para analizar la dureza del yeso de la zona y a la vez recuperado un oficio y tradición que se perdió en los años sesenta del siglo pasado.
El técnico del Centro de Estudios del Jiloca, Francisco Martín, que organizó las jornadas junto con el Ayuntamiento de Calamocha sobre el yeso tradicional de Teruel, manifestó que se va a solicitar que los hornos de yeso de Navarrete del Río se recuperen y se conviertan en un espacio expositivo para que sean visitables.

Francisco Martín señaló que Navarrete del Río poseía una gran tradición de canteras y de hornos de yeso, que se abandonaron en los años sesenta del siglo pasado sin que se haya hecho nada por mantenerlos. "Sería muy bueno que Navarrete del Río recupere su zona de yesos, que testimonie su historia y que se ponga en valor.?Se podrían recuperar yeseras, poner paneles y crear un espacio para que fuera visitable".

El técnico del CEJ agradeció la colaboración de los vecinos de Navarrete del Río, que han permitido la recuperación de un oficio perdido gracias a testimonios que trabajaron en su juventud en las canteras y en las yeseras, que antes tenían cada familia.

Imagen de la noticia
Navarrete del Río contaba con canteras de yeso, hornos y molino que fueron utilizados hasta principios finales de los sesenta del siglo pasado. Se realizaba la extracción y a escasos metros se procedía a quemar el material. Posteriormente se instaló un molino eléctrico en el mismo lugar, de manera que se trasladaba el yeso listo para su uso. Quedan bastantes restos de estas actividades. El yeso de Navarrete abastecía a buena parte de los pueblos de las inmediaciones.

Por otro lado, el arquitecto y profesor de la Universidad de Granada y coordinador de las jornadas del yeso tradicional de Teruel, Pedro Bel, también destacó que se había recuperado una tradición y oficio en una zona de canteras de yeso donde hay 22 hornos.

Pedro Bel valoró que se habían recuperado con las jornadas dos hornos para hacer las mediciones sobre la dureza del yeso tradicional de la zona. Uno de los hornos se alimentó con aliagas para cocer la piedra de yeso como se hacía antaño y el otro con madera. Con los trabajos de las mediciones se hará una investigación sobre la resistencia del yeso en la Universidad de Granada cuyos primeros datos se sabrán dentro de unos cuatro meses. El yeso de Navarrete era tan duro que sustentaba edificios.
Fuente de la noticia http://www.diariodeteruel.es/


Solicitud realizada en las pasadas jornadas sobre el yeso tradicional de Teruel, el pasado mes de octubre.

Las jornadas del yeso tradicional serán un reconocimiento al de Teruel

Imagen de la noticia
Fuente de la noticia http://www.diariodeteruel.es/

Las jornadas sobre el yeso tradicional miden su dureza y recuperan un horno en Navarrete
Fuente de la noticia http://www.diariodeteruel.es/