Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

martes, 29 de marzo de 2016

La antigua central termoeléctrica de Aliaga podría tener un futuro. Teruel

La térmica de Aliaga se convertirá en referente cultural
Autora Lucia Peralta para La Comarca
En los años 80 la central termoeléctrica de Aliaga cerró sus puertas, llevándose tras de sí a tres cuartas parte de la población de la localidad. Después de décadas de abandono, el impresionante complejo volverá a cobrar vida para convertirse en un espacio cultural. El Ayuntamiento trabaja desde hace más de un año para conseguir rehabilitar esta central térmica, que llegó a ser en su época la más grande y moderna de España.

El proyecto va tomando forma y ayer el Consistorio firmó un convenio con la Fundación Iberoamericana de las Industrias Culturales y Creativas (FIBICC) para avanzar en la redacción del plan de restauración. El Ministerio de Cultura, del que dependen la entidad, asignará un presupuesto de unos 25.000 euros para instalar una oficina en la localidad que trabaje en redacción técnica de un proyecto para la recuperación del complejo industrial. Se trata de un proyecto a medio plazo que podría crear casi 10 empleos directos a lo largo de los primeros cuatro años. «Este año lo dedicaremos a la creación de una página web para trabajar en materia comunicativa», explicó Santiago Arroyo, presidente de la FIBICC.
Imagen de la noticia
El objetivo de la Fundación es formar a los vecinos del territorio para trabajar en el proyecto, ya que se encargan de ofrecer formación, asesoramiento y desarrollo técnico. Una de las ideas es crear un campo de trabajo, poder contar con personas de garantía juvenil e incluir el espacio en programas de voluntariado europeo. «Hay mucha voluntad política y creemos que el edificio tiene un gran valor histórico, al estilo de las grandes centrales alemanas», añadió Arroyo. Precisamente en este país se ha especializado María Giménez, licenciada en Bellas Artes y descendiente de Aliaga. "Queremos convertir Aliaga en un complejo total dedicado a la cultura como sucede en la cuenca del Ruhr porque las antiguas térmicas son como las catedrales del siglo XXI", destacó. 

El proyecto será el soporte sobre el que el Ayuntamiento trabajará para solicitar fondos públicos -tanto del Gobierno de Aragón como del Gobierno Central- para evitar la desaparición de este patrimonio industrial. «Vamos a trabajar para crear la figura de Bien de Interés Local con el objetivo de conseguir más cosas a partir de ese paso», reseñó Sergio Uche, alcalde de Aliaga. Para Uche urge la recuperación del edificio porque actualmente se encuentra en un estado avanzado de deterioro. Para ello se mantendrán también conversaciones con compañías como Endesa que puedan estar interesadas en el proyecto. «Actualmente la central es privada, pero los propietarios ven la iniciativa con muy buenos ojos», destacó Uche.

La localidad pretende ser un referente en recuperación industrial y cultural, ya que se prevé la organización de muestras de arte contemporáneo, exposiciones y conciertos, un atractivo que se unirá a su belleza paisajística. Además, se reivindicará el dragado del pantano que constituye una reserva de agua útil para aplacar posibles incendios forestales. 

Fuente de la noticia http://www.lacomarca.net/


La central ve la luz.
Autor F. Valero para El Periódico de Aragón.
La mole de la central térmica de Aliaga surge de repente en el paisaje montañoso de las Cuencas Mineras. Lleva cerrada más de 30 años, pero su imponente estructura parece intacta vista desde lejos. Solo al acercarse empiezan a apreciarse los efectos de su largo abandono: el tejado medio desmantelado, las chimeneas maltrechas, los vidrios rotos y el hollín que cubre la maleza y los caminos.

Sergio Uche, alcalde de Aliaga, ha visto la lenta degradación de la central, que desde 1950 hasta 1982 produjo energía eléctrica a partir del carbón de las minas existentes en la zona y que se agotaron hace años. "No queremos que el edificio que tanta riqueza trajo a nuestro pueblo termine hundiéndose", subraya el regidor. "Nos hemos propuesto rescatarlo y convertirlo en un museo sobre el ciclo del carbón y en un centro de actividades culturales", explica.

Se trata de un proyecto de tanta envergadura como la propia central, una nave de 37 metros de alto por 67 de largo que se levanta al pie de un embalse creado para cubrir las necesidades de la planta.

Reabrir la antigua instalación eléctrica ha movilizado, de momento, al ayuntamiento y a la Fundación Iberoamericanas de las Industrias Culturales y Creativas (FIBICC), pero Uche quiere implicar a todas las instituciones, desde el Gobierno central hasta el de Aragón, pasando por la comarca de las Cuencas Mineras y la Unión Europea.

Imagen de la noticia
Por fases
"Nuestra fundación prestará asesoramiento técnico y se encargará de la formación", señala Santiago Arroyo, responsable de la FIBICC, que de momento va a abrir una oficina en Aliaga "para empezar a trabajar". Arroyo confía en implicar programas como Erasmus+ y en desarrollar campos de trabajo para acometer la rehabilitación. En su opinión, la nueva modalidad de "turismo creativo" garantizará en el futuro el interés por la térmica en España y el resto de Europa.

Uche es consciente de la magnitud del plan. "La transformación no puede ser de la noche a la mañana, habrá que actuar por fases", advierte. La primera de ellas es conseguir que el enclave sea declarado bien de interés local.

A partir de ahí, se abordará la adquisición de la central y del solar que la rodea, que tras haber pertenecido a Eléctricas Reunidas de Zaragoza (ERZ) y Endesa es en la actualidad de cinco propietarios diferentes. "Estamos en negociaciones con ellos y nos movemos en cifras en torno a los 300.000 metros por un solar de 60.000 metros cuadrados, además de las construcciones", precisa el alcalde.

María Giménez Prades, coordinadora del proyecto, ve la central como "un elemento más del paisaje" de Aliaga, que alberga el mayor parque geológico de Europa, lo que le ha granjeado un gran prestigio internacional en la comunidad científica.

Trabajo local
"La recuperación de la térmica va más allá del hecho en sí", apunta. "De lo que se trata es de dinamizar esta zona convirtiéndola en un punto de referencia de la arqueología industrial", subraya Giménez Prades.

La siguiente fase, que habría que acometer tras descontaminar los terrenos, sería la reconstrucción en sí. Pero para poder abordarla harán falta todas las subvenciones que se puedan conseguir, empezando por el 1% Cultural y los fondos Leader. "La idea es hacerlo con gente de aquí", recalca el regidor, porque sabe que la obra puede ser una importante fuente de empleo. "Es de justicia que Aliaga, que tanto contribuyó al desarrollo de España durante las décadas del despegue, reciba ahora algo por el precio que pagó", razona.

Aliaga alberga en la actualidad dos empresas del sector de la energía, una central térmica que funciona con gas natural y un parque eólico. Pero aun así su población disminuye o a duras penas se mantiene. "Ahora mismo somos 386 habitantes, pero en los años buenos de la central había más de 2.000", precisa el alcalde.

El cierre de la térmica al comienzo de los 80 fue un "mazazo" para la localidad. Sus 85 trabajadores se trasladaron con sus familias a Zaragoza, recolocados por la compañía eléctrica, y Aliaga se quedó como abandonada a su suerte, con pocas perspectivas de futuro.

Fue un golpe muy duro para un pueblo que había albergado la principal central eléctrica de España basada en el carbón, con una potencia instalada de 128 megavatios. El propio Uche trabajó en el desmontaje de la instalación, un proceso que duró tres años. Por eso se ha propuesto que vea de nuevo la luz.



Proyectan convertir la central de Aliaga en un centro cultural y lúdico internacional.
Autora del artículo Mª Cruz para Diario de Teruel
La central térmica de Aliaga fue un referente a nivel nacional por su capacidad para fabricar electricidad en los años 50 y ahora, 70 años después, buscan convertirla en el punto de mira internacional para el patrimonio y el turismo industrial. El Ayuntamiento de la localidad ha firmado un acuerdo con la Fundación Iberoamericana de las Industrias Culturales y Creativas una entidad sin ánimo de lucro especializada en el impulso de proyectos vinculados al patrimonio industrial– y el objetivo es desarrollar un proyecto que se hará en fases y que incluye la restauración de los edificios de la central para convertirlos en espacios museísticos y de creación artística.

El primer paso tendrá que ser, no obstante, la adquisición del complejo, que desde hace unos años está en manos de particulares. El alcalde, Sergio Uche, matiza que ya han establecido contactos y que los dueños no solo están dispuestos a vender sino que además están encantados con el proyecto a desarrollar.

El patrimonio industrial cobra cada vez más importancia tanto desde el punto de vista del arte como desde el turismo o la educación. Y el proyecto que plantean para Aliaga, que tendrá una gestión mixta con participación pública y privada, incluye todos esos campos. En este sentido, María Giménez, que es la precursora de la idea y coordinadora del trabajo que se va a iniciar ahora, especifica que se contempla la creación de un "proyecto museológico" en el que la energía será la protagonista. Pero además, propone que el espacio sirva para que los artistas de diferentes disciplinas se inspiren y, a su vez, sea un lugar donde expongan su obra. "Emplear el patrimonio industrial como referente para sus obras ahora está de moda y la central es en sí misma un elemento muy plástico", dijo Giménez.

Imagen de la noticia
Todo ello se completará con las visitas de estudiantes de todos los niveles porque, como recalca el presidente de la Fundación Iberoamericana de las Industrias Culturales y Creativas, Santiago Arroyo, el proyecto busca "posicionar Aliaga como referente en el patrimonio industrial de España y el sur de Europa". El espacio debe autofinanciarse y para ello lo convertirán en un centro de formación para colegios, institutos y universidades. Arroyo comparó el proyecto que ahora se inicia en Aliaga con el Museo de la Ciencia y la Energía de Manchester, "donde todos los días hay colas para entrar".

Pero el presidente de la Fundación va más allá y añade que las posibilidades "son infinitas" y los usos futuros dependerán de las demandas e intereses de las empresas y vecinos de la zona. "Las fábricas son las catedrales del siglo XXI y Aliaga tendrá una muy importante", matiza.

El alcalde de Aliaga, Sergio Uche, está encantado con el proyecto tanto a nivel institucional prevén la creación de entre ocho y diez puestos de trabajo como personal, puesto que su abuelo llegó a la localidad para la construcción de la central y él mismo estuvo empleado en las labores de desmontaje de las calderas y turbinas cuando cerró en los años 80.

Santiago Arroyo comenta que uno de los pilares para desarrollar el proyecto es implicar a los vecinos de la zona. Así, pretenden que los empleos que se creen los ocupen personas que residan allí. Además, también quieren que los lugareños colaboren rastreando en su memoria para elaborar el proyecto de musealización. Con el fin de recopilar información pondrán en marcha ya este verano un taller de empleo.

Uche plantea implicar a las empresas energéticas que operan en el pueblo, la central de cogeneración de Cinca Verde y el parque eólico de Comiolica. Además busca que Endesa se sume a un proyecto "que es parte de su historia" ya que Eléctricas Reunidas de Zaragoza fue quien construyó la central .

El alcalde comenzará las próximas semanas a entrevistarse con responsables institucionales para obtener financiación pública para la compra primero y después para la restauración y reconversión del edificio. El Ayuntamiento quiere a toda costa preservar el complejo y para ello lo va a declarar Bien de Interés Local con el fin de evitar su modificación y de cara a facilitar la recepción de subvenciones.

La primera fase del proyecto comenzará de inmediato porque desde la Fundación Iberoamericana de las Industrias Culturales y Creativas ya están buscando un local para instalar su oficina y comenzar a preparar los informes que presentarán para obtener ayudas públicas. La redacción del proyecto y la elaboración de toda la documentación técnica del mismo tendrá un coste de entre 20.000 y 25.000 euros. También se van a desarrollar acciones para dar a conocer el complejo, como la edición de folletos o la creación de una página web.

Entre las primeras iniciativas que van a desarrollar está la realización de una exposición sobre la historia de Aliaga vinculada a la central. En este sentido Uche apunta que son aspectos imposibles de separar para un pueblo que llegó a tener 2.000 habitantes cuando la térmica funcionaba y ahora no llega a 400. Pero además, desde la Fundación Iberoamericana de las Industrias Culturales y Creativas plantean la realización de un festival de música en primavera o verano que sirva para presentar el proyecto.

Rehabilitación costosa
La rehabilitación del edificio será compleja y costosa puesto que aún hay muchos materiales contaminantes que deben ser retirados y tratados por empresas especializadas, dice Giménez. Entre ellos destaca el amianto de la cubierta de uralita, que será sustituido por fibra de cemento, que tiene el mismo aspecto pero sin riesgo de contaminación.

Aunque ya no quedan calderas ni turbinas, los montones de escoria y las manchas de azufre en el suelo recuerdan que allí se quemaron toneladas y toneladas de carbón. Tantas que se agotaron las tres minas que había en Aliaga: Hoya Marina, Las Eras y Campo, desde las que se construyó un cableado aéreo de 13 kilómetros de longitud para trasladar el carbón en vagonetas a la central. La última explotación cerró en el año 1962 y hasta 1980 el carbón que se empleó en la térmica procedía de otras zonas de la provincia de Teruel. Finalmente ERZ decidió clausurarla porque era más rentable quemarlo en las centrales de Escucha y Andorra, abiertas ya en ese momento.

Fuente de la noticia http://www.diariodeteruel.es

Las centrales son las catedrales del siglo XXI.


Firmado un convenio para salvar la central.

Imagen de la noticia


La reconstrucción deberá ir precedida de una labor de descontaminación