Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

jueves, 11 de diciembre de 2014

La Junta condena a la demolición el BIC de Minas de Alquife para permitir la extracción mineral. Granada

La Consejería Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha emitido el dictamen para la concesión de la Autorización Ambiental Unificada (AAU) del proyecto de explotación del yacimiento de mineral de hierro de Minas del Marquesado en los términos municipales de Aldeire, Alquife y Lanteira (Granada), y en el que se considera ambientalmente viable el mismo, siempre que se ejecute y desarrolle de acuerdo a las actuaciones y medidas incluidas en el proyecto y en el estudio de impacto ambiental. 

Tras la emisión de este informe final, la empresa promotora Minas de Alquife y todos los interesados en esta iniciativa tendrán un plazo de 10 días para realizar las alegaciones oportunas, tal y como se indica en el Decreto 356/2010 de 3 de agosto, por el que se regula la AAU. Una vez recibidas y analizadas estas últimas se podrá conceder esta autorización.

El dictamen elaborado por la Consejería de Medio Ambiente incluye más de docientas condiciones de carácter ambiental obligatorias para el promotor, que se establecen en el marco ambiental en el que debe desarrollarse el proyecto. Asimismo, recoge la respuesta razonada a las alegaciones realizadas durante el trámite de información pública. Las principales condiciones se establecen sobre la emisión de contaminantes a la atmósfera, la contaminación acústica, sobre la generación de residuos, la protección del yacimiento y el modo de ejecutar el Plan de Restauración obligatorio por ley y relativo a la flora y la fauna del enclave. 

Los terrenos propiedad de Minas de Alquife cubren una superficie total de 928 hectáreas, afectando a tres términos municipales de las localidades granadinas antes citadas. Se proyecta la extracción a cielo abierto y procesado del mineral de hierro en húmedo del yacimiento de Minas del Marquesado. Dentro de este perímetro encontramos las siguientes instalaciones: la corta minera (corta oeste) que ocupa una superficie de unas 165 hectáreas, las escombreras, el túnel de desagüe, cintas transportadoras, balsas de lodos y la planta de proceso, parque de homogenizado, cargadero, oficinas y edificios auxiliares.

El proyecto de reapertura de las minas de Alquife supone que las antiguas instalaciones de procesado de mineral, anteriormente indicadas, se verán afectadas y deberán ser demolidas, ya que el nuevo diseño de corta previsto que ocupará una superficie de unas 289 hectáreas, 124 más que la corta actual, supone una notable ampliación de las dimensiones de la antigua corta. Se necesitará la construcción de una nueva planta de procesado de mineral y edificios auxiliares y desvío de la Rambla de Lanteira, pero no se prevé un nuevo poblado minero.

La AAU, prevista en la Ley de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental de Andalucía, se caracteriza por simplificar en un permiso único los distintos procedimientos administrativos de prevención y control ambiental que actualmente se exigen para determinados proyectos y actividades económicas. En la AAU se incluyen solo las autorizaciones que tienen carácter ambiental, como son las afecciones que se produzcan al aire, suelos, flora o fauna.


Luz verde de la Junta a la reapertura de la mina de hierro de Alquife.
La Consejería Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha concedido la Autorización Ambiental Unificada (AAU) del proyecto de explotación del yacimiento de mineral de hierro de Minas del Marquesado, en el que se considera viable desde el punto de vista ambiental. Este trámite supone autorizar indirectamente el plan industrial minero, sobre el cual la última palabra es de la consejería de Economía.

La explotación, también conocida como Minas del Marquesado, está en los términos municipales de Aldeire, Alquife y Lanteira (Granada). La empresa Minas de Alquife Holding, controlada por la familia alemana Simon, lleva desde 2011 promoviendo la reapertura del yacimiento clausurado en 1996.

Hace tres años, este nuevo promotor alcanzó un acuerdo con los extrabajadores de la mina para que la sociedad laboral que heredó los derechos mineros los cediera a la empresa, aunque esos derechos fueron rescatados por la Junta. La administración andaluza, según las previsiones de la propia Minas de Alquife, podría traspasar efectivamente esos derechos a la empresa antes de final de este año.

La empresa prevé invertir 200 millones para que el yacimiento vuelva a entrar en producción plenamente en 2017 y suministraría al mercado europeo, fundamentalmente. La estimación es crear 350 empleos directos (1.750 incluyendo los indirectos) y procesar cuatro millones de toneladas de mineral al año, sobre unas reservas totales de 105 millones de toneladas.

Esas reservas, no obstante, se basan en sondeos realizados hace más de una década. Minas de Alquife Holding no puede realizar nuevos sondeos mientras no se le transfieran los derechos mineros, como puso de manifiesto en la presentación del proyecto en la sede de la CEA en Sevilla hace ya dos años.

Imagen de la noticia
Inversión
El dictamen elaborado ahora por la Consejería de Medio Ambiente incluye más de 200 condiciones de carácter ambiental obligatorias para el promotor, que se establecen en el marco ambiental en el que debe desarrollarse el proyecto. Las principales condiciones se establecen sobre la emisión de contaminantes a la atmósfera, la contaminación acústica, la generación de residuos, la protección del yacimiento y el modo de ejecutar el Plan de Restauración obligatorio por ley y relativo a la flora y la fauna del enclave.

Un punto a resolver es el del transporte del mineral desde la mina hasta puerto para su exportación. La idea inicial es usar la vía hasta Almería capital para embarcarlo allí, pero la previsión de transportar cuatro millones de toneladas al año generaría un gran impacto en la ciudad, ya que las vías no están soterradas y el ayuntamiento de Almería se niega a ese trasiego ferroviario.

La empresa ha ofrecido financiación por 80 millones, procedente de un fondo de inversión canadiense especializado en el sector minero, para soterrar las vías a cambio de no pagar tasas portuarias, aunque de momento el asunto está por resolver. Inicialmente, el mineral se transportará en camión hasta el puerto de Carboneras (Almería).

Los terrenos propiedad de Minas de Alquife cubren una superficie total de 928 hectáreas, y afecta a tres términos municipales. Se proyecta la extracción a cielo abierto y procesado del mineral de hierro en húmedo del yacimiento de Minas del Marquesado.

Dentro de ese perímetro de 928 hectáreas hay una corta minera (corta oeste) que ocupa una superficie de unas 165 hectáreas, las escombreras, el túnel de desagüe, cintas transportadoras, balsas de lodos y la planta de proceso, parque de homogenizado, cargadero, oficinas y edificios auxiliares.

El proyecto de reapertura de las minas de Alquife supone que las antiguas instalaciones de procesado de mineral se verán afectadas y deberán ser demolidas, ya que el nuevo diseño de corta previsto que ocupará una superficie de unas 289 hectáreas, 124 más que la corta actual, supone una notable ampliación de las dimensiones de la antigua corta.

Según la Junta, se necesitará la construcción de una nueva planta de procesado de mineral y edificios auxiliares y desvío de la Rambla de Lanteira, pero no se prevé un nuevo poblado minero.

Imagen de la noticia



Minas de Alquife valora el dictamen de impacto ambiental de la Junta

Imagen de la noticia

Regreso a la mina
Tribuna de Joaquín/Auriles para Diario de Sevilla