Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

jueves, 23 de julio de 2015

Prevista la demolición del edificio de Telefónica y la antigua Fábrica de Oxígeno de ENSIDESA, en el Parque Empresarial de Asturias (Avilés)

Ayer recibía esta noticia gracias al perfil de Facebook Arquitectura de Asturias, quienes me informaron sobre este caso. Del cual me quiero hacer eco para que se conozca este lamentable caso.

Planteadas las demoliciones de la antigua ENSIDESA, de la Fábrica de la Oxigeno y la Central de Comunicaciones, del arquitecto Francisco Goicochea en 1959. Ambas pertenecientes a la Arquitectura moderna en Asturias (1950-1965) 



Noticia sobre la demolición
El PEPA destina 335.000 euros a demoler los edificios de Telefónica y la fábrica de oxígeno.
Artículo de Yolanda de Luís para El Comercio
SEPI Desarrollo Empresarial, la entidad dependiente del Ministerio de Hacienda que gestiona el Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA), tiene previsto acometer antes de que finalice el año la demolición de dos edificaciones en el polígono industrial, una de ellas completamente en ruina, mientras que la segundaofrece, al menos, mejor imagen externa.

SEPI destinará 335.000 euros a acometer estos trabajos de demolición y la empresa que se haga con el contrato dispondrá de dos meses para borrar del mapa del PEPA estas dos infraestructuras, una vez que haya obtenido la licencia para ello del Ayuntamiento.

Los dos edificios señalados con la piqueta son el de Telefónica de Ensidesa, situado a pocos metros del acceso a Baterías de Cok. Durante años, mientras se llevaron a cabo las obras de urbanización del PEPA, esta edificación albergó las oficinas de gestión del polígono, que ahora se encuentran situadas en los nuevos edificios construidos en la zona posterior del Parque Empresarial destinados a empresas tecnológicas.

También desaparecerán del mapa las ruinas de la antigua fábrica de oxígeno. Se trata de un espacio muy degradado que hace de enlace del PEPA con la zona de Retumés, en la que hace años se preveía la construcción de otro área industrial por parte de Sogepsa, un proyecto que se vio paralizado con la crisis económica. Estas ruinas son utilizadas en ocasiones para quemar cable y obtener el cobre y se han convertido también en un vertedero ilegal. En la parcela se puede encontrar todo tipo de restos.

El contrato que SEPI tiene en licitación -las ofertas se pueden presentar hasta el próximo día 7 de agosto- incluye la obligación por parte de la empresa adjudicataria de la redacción de todos los proyectos, incluidos los de seguridad; la solicitud de todas las licencias ante las administraciones, tanto para la demolición como para la retirada de los residuos, y la ejecución del derribo.

Según los datos que maneja la dirección del Parque Empresarial, el antiguo edificio de Telefónica se sitúa en una parcela que tiene 6.541 metros cuadrados. Una vez concluida la demolición, esta parcela se sumará a otras vacías en el polígono para su puesta en venta.

El edificio había sido construido en el año 1954 con referencias en su diseño a modelos de arquitectura racionalista de tipo industrial de principios del siglo pasado. Su planta baja, primera y segunda cuenta con espacios que se dedicaban a despachos y salas de reuniones. Además, en su torreón también cuenta con oficinas en sus tres plantas, aunque la mayor parte del espacio lo ocupan las escaleras y el ascensor. La superficie total de este edificio que ahora se vendrá abajo es de 1.400 metros cuadrados.

La parcela en la que está enclavado cuenta con zonas verdes, aparcamiento para veinte vehículos y aceras. Estas infraestructuras se dejarán en el estado actual. En la descripción que se realiza del edificio en los pliegos del contrato se señala que se trata de una estructura de hormigón y su fachada es de ladrillo visto. Además, se advierte de que existen galerías subterráneas bajo el edificio sin datar que eran servidumbres de Ensidesa y que están fuera de uso desde 2007.

La segunda de las intervenciones afectará a una zona mucho más amplía. Sin embargo, este espacio no podrá ser puesto en venta por la dirección del PEPA, ya que se encuentra sujeto a la decisión final que se adopte sobre el polígono de Retumés. En los primeros proyectos que fueron dados a conocer, esta parcela estaría afectada por la carretera que uniría el Parque Empresarial con el nuevo espacio industrial.

Imagen de la noticia
La fábrica de oxígeno estuvo formada inicialmente por la nave principal, el muelle, otra nave, el edificio central, el almacén, las bancadas, soportes, oficinas y dos torres. Sin embargo, algunos de esos edificios ya han desaparecido completamente del paisaje industrial de esta zona, aunque quedan algunos restos que también tendrán que ser retirados por la empresa que se encargue de los trabajos de demolición.

Los elementos que permanecen en pie, aunque prácticamente sin paredes, son la nave de oxígeno, otra nave auxiliar y una de las torres, además son todavía claramente visibles, aunque rodeados de basura, las bancadas y los soportes. Como sucedía con el edificio de Telefónica, el principal elemento utilizado en la construcción de éste fue el hormigón armado.

La empresa contará con un mes para redactar los proyectos de demolición y la solicitud de la licencia al Ayuntamiento.