Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

lunes, 25 de enero de 2016

Las nuevas "panificadoras" de Vigo. Patrimonio Industrial en peligro

Artículo de Jorge Bravo para La Voz de Galicia

El patrimonio industrial más característico de Vigo se llena de polvo irremediablemente. Sin empresas ni particulares interesados formalmente en comprarlos, estos solares corren el riesgo de convertise en nuevas panificadoras, grandes infraestructuras sin un uso claro que darle para su conservación.

Gran parte de estas fábricas están protegidas por el plan especial de edificios a conservar (PEEC) elaborado en el año 1991. Y a pesar de esta catalogación, han sufrido saqueos, pintadas de vándalos y ocupaciones. La situación afecta a los vecinos y a la economía local de la zona, que observan cada día estos colosos vacíos.

El aspecto actual de Vigo no se puede entender sin observar la industria que la pobló en el pasado. Decenas de empresas dedicadas a manufacturas de diversa índole dejaron su huella en la ciudad. La revolución no solo fue industrial sino además artística. Los mejores arquitectos de los siglos XIX y XX trajeron a la ciudad los movimientos europeos. Llevaron a Vigo a la vanguardia.

Son varios los ejemplos que nutren la ciudad. En el año 1996 cesó su actividad la nave industrial de La Artística situada en la rúa Coruña. Fuera el fundador de la empresa, Eugenio Fadrique, quien la mandó construir 90 años atrás. «Cuando cerró la factoría se notó menos presencia en las calles», cuenta un vecino de la zona, Ricardo Gómez. El trabajo de otras factorías salvó parcialmente la economía local.

Sí que notaron la desaparición de su principal foco de empleo los vecinos del barrio de Barreiro, en Lavadores. El cierre en el 2003 de la factoría de porcelanas Santa Clara dejó si trabajo a miles de personas. «Aquí venía gente desde Porriño», recuerda Luisa, vecina de la zona, «pero al cerrar la desvalijaron y la ocuparon», termina. Su importancia fue vital en la zona, «la empresa construyó un barrio entero para los trabajadores, les pagaban el agua y la luz», recuerda. El ocaso de este coloso lo recuerdan también en el bar Vanosa, abierto desde el 1961. «No solo eran los trabajadores, también llegaban los camioneros», cuenta el camarero del local. El pinchazo de la burbuja inmobiliaria hizo fracasar un proyecto urbanístico que preveía dotarlo de viviendas, una operación que habría revitalizado el barrio.

El más reciente de los cierres es el de la factoría Alfageme, en Tomás Alonso, diseñado por Manuel Gómez Román y edificado en el 1928. Tras pasar por un período difuso con un concurso de acreedores incluido, el cerrojo se produjo en el 2011. Una subasta cedió la propiedad a la banca, pero no cuajó ningún proyecto para recuperar la zona.

Imagen de la noticia
La fachada industrial de la ciudad es Beiramar. Con el PXOM ahora anulado por el Supremo se preveía el traslado de los frigoríficos a Matamá y la construccción de torres residenciales. Proyectos como el de la promotara Bouza Alta para Cordelerías Mar o el del exfubolista Karpin para construir lofts en Frigoríficos Vigo no se materializaron. Solo el auditorio Mar de Vigo limpia la imagen de la zona. El Puerto mantiene abierto un proceso para adjudicar la nave Frigoríficos do Berbés a una empresa que la explote.

La protección de los inmuebles emblemáticos de la ciudad está recogida en el Plan Especial de Edificios a Conservar, que data del año 1991. Antonio Davila, presidente del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia, defiende la revisión de criterios que se comenzó a acometer en el Plan Especial de Protección del Ensanche y Ciudad Central (PEPECC), que sufrió un parón en su tramitación. «Es posible que con la redacción del PXOM se presente actualizado el catálogo», explica Davila. El número de edificios protegidos incrementaría hasta casi 900. Pero no solo eso. Algunos de los edificios podrían recibir una nueva calificación que obligue a su conservación completa y no solo de su fachada. «Se pueden revisar los criterios de protección especial del plan 1991», argumenta Davila, convencido de que desde aquellos años la situación ha cambiado. Es por ejemplo el caso de la factoría Alfageme o Santa Clara, que tuvieron actividad hasta el siglo XXI.

Fuente de la noticia http://www.lavozdegalicia.es/