Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

miércoles, 13 de enero de 2016

Sevilla. El legado industrial de Miraflores pierde el antiguo taller de Ballestas

Artículo de Alberto Fraile para Diario de Sevilla

Operación urbanística en la avenida de Miraflores. La antigua fábrica de ballestas será objeto de derribo para acoger una promoción de viviendas. Lo anuncian los carteles ubicados en la fachada de la nave que hasta hace meses servía de local para un bingo. Aunque su valor simbólico es mayor que el patrimonial, vecinos y expertos consideran necesaria la conservación de la estética fabril y la revisión de los planes de actuación para que el entorno se entienda como un "ecosistema industrial". 

La nave se sitúa en el número 15 de la avenida de Miraflores, una zona que lleva en sus genes el pasado industrial de la ciudad. Entre los siglos XIX y XX, el antiguo Camino de Córdoba albergó no sólo fábricas de diversa índole, sino también edificios residenciales para el proletariado. El taller de ballestas, que desaparecerá en meses, forma parte del legado de la oleada industrial. El proyecto que promueve Impulsa Sur prevé un bloque de tres plantas con 15 viviendas en el solar que hace esquina con la calle Los Polancos. 

La personalidad de la avenida de Miraflores se reconoce dentro de la Guía del Paisaje Histórico Urbano de Sevilla. Sin embargo su protección no está recogida en el planeamiento de la ciudad. Basilio Moreno, presidente de la Asociación Histórica Retiro Obrero, asegura que, a pesar de que el PGOU de 1987 protegió toda la zona por su singularidad, el plan de 2006 modificó la catalogación y puso en la piqueta a los antiguos edificios. Sólo la fábrica de Vidrios de la Trinidad y la de Sedas están a salvo. El resto, donde se incluyen el referido taller mecánico o el colindante Garaje Miraflores -del que sólo se conserva la fachada-, son susceptibles de derribo. 

Imagen de la noticia
La nave, de arquitecto desconocido, data de 1918 y ha tenido diversos usos. En sus orígenes se destinó a la fabricación de ballestas, un sistema de amortiguadores para vehículos pesados, principalmente industriales. La cercanía con el Garaje pone de manifiesto la fuerte competencia de la época en el sector automovilístico. La actividad mecánica dio pasó a un almacén mayorista de productos agro ganaderos. La nave se convirtió en un punto de venta de todo tipo de utillaje para el campo y empezó a conocerse popularmente como fábrica de abonos. En los años 70, el edificio se convirtió en el supermercado El Gigante, del que hasta hace poco se conservaban algunas de sus señas publicitarias, y ya en los 80 acogió el Bingo Gigante, en activo hasta hace unos meses. 

El profesor de la Escuela de Arquitectura de la Hispalense y experto en patrimonio industrial, Julián Sobrino, considera la antigua fábrica un elemento aislado desde el punto de vista estructural aunque señala la importancia de conservar todos los elementos de Miraflores para entenderlos de manera unitaria. "No es un ejemplo relevante en el panorama arquitectónico, pero sí tiene un valor ligado al contexto en el que se encuentra, y eso vale más", explica Sobrino, que ve necesario un giro en las políticas para evitar situaciones que se justifiquen sólo con la desprotección de los edificios. "Hay que hacer una revisión con un equipo técnico para que Miraflores se vea de una vez en su conjunto", añade, al tiempo que recuerda la paradoja de que la personalidad industrial esté incluida en la Guía del Paisaje Histórico Urbano de Sevilla. 

La Asociación Histórica Retiro Obrero es uno de los colectivos defensores del patrimonio fabril. Su presidente, y también portavoz de la plataforma Salvemos la Fábrica de Vidrios La Trinidad, advierte del impacto estético de las nuevas viviendas. "Llevamos 12 años explicando la importancia del patrimonio industrial y hemos conseguido la protección de la fábrica de Vidrio; pero que de repente se levante un pastiche y se haga perder la entidad de la avenida de Miraflores nos parece una canallada". Moreno asegura que hace unos veinte días pidieron un encuentro con el Ayuntamiento y todavía no han recibido respuesta. Pero desde la entidad no se van a quedar quietos. Para el 16 de enero tienen previsto una visita guiada por Miraflores para divulgar la herencia manufacturera. Además, plantean una recogida de firmas y una reunión con los promotores.

Fuente de la noticia http://www.diariodesevilla.es

La plataforma de la Fábrica de Vidrio y Muñoz tratan el día 13 el futuro del recinto y del taller de ballestas.
Fuente de la noticia http://noticias.lainformacion.com/