Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

jueves, 24 de septiembre de 2015

Un estudio evidencia el potencial turístico de la línea Valladolid-Ariza.

La Asociación para el Desarrollo Rural Integral (ADRI) de la Ribera del Duero Burgalesa y otros tres grupos de acción local de Castilla y León que trabajan en los territorios por los que discurre la extinta línea férrea Valladolid-Ariza van a intentar conseguir fondos a través del programa comunitario Leader 2014/2020 para financiar actuaciones concretas de cara a recuperar la vía para uso turístico. Una línea de 250 kilómetros cerrada al tráfico de viajeros en 1985 y nueve años después al de mercancías.

Desde el anterior Leadercal el ADRI ribereña, junto a la Asociación para el Desarrollo Endógeno de Almazán y Comarca, la Asociación Soriana Tierras del Cid y la Asociación Duero Esgueva, de Valladolid, vienen trabajando en el proyecto de cooperación Vía Duero de cara a revitalizar y poner en valor la línea y  evitar su desmantelamiento progresivo y el de sus instalaciones.

Fruto de esta iniciativa, que descarta el levantamiento de los raíles para su conversión en vía verde, se encargó un estudio a la Fundación de los Ferrocarriles Españoles que, fruto del recorte de fondos sufrido en 2012, se ha visto reducido a conocer en qué estado está el patrimonio ferroviario de la vía por el deterioro que está sufriendo y ver qué tramos son susceptibles todavía de algún aprovechamiento con fines turísticos.

Imagen de la noticia
El estudio, que el pasado 13 de agosto se dio a conocer en Almazán, se presentará el 28 de agosto en la capital ribereña dentro de un fin de semana de actos reivindicativos que implicarán al Museo del Tren y que, previsiblemente, incluirán también una marcha por algún tramo de la vía en el entorno de Vadocondes o La Vid.

Según pone de manifiesto la gerente del ADRI, Gloria Albarrán, el documento, que no conocerá íntegramente hasta la presentación, destaca que la línea cuenta con importantes posibilidades para su explotación turística, ya que aún mantiene las vías en gran parte del trazado, y no se tiene que destinar solo al senderismo o el ciclismo como se ha hecho en otras líneas  que se han desmantelado.

«El estudio es una fotografía de cómo se encuentra la línea y da ejemplos de qué usos pueden darse, con ejemplos de lo que se ha hecho en otros territorios y otras vías», señala Albarrán. Unas recomendaciones que van desde la práctica del bici-raíl a los cangrejos o vagonetas de tracción manual para tramos de tres, cinco o 10 kilómetros, sin descartar  la entrada en funcionamiento de un tren turístico en algunos puntos.

Sin embargo advierte que el informe también evidencia que la vía está bastante deteriorada «y es difícil coger un tramo con varios kilómetros», con lo que  ahora mismo y salvo cuantiosas inversiones sería inviable la puesta en marcha de un convoy turístico para todo el trazado. De hecho hace ya unos años se planteó un tren turístico entre Valladolid y Peñafiel que no llegó a materializarse.
Una situación de deterioro que es especialmente alarmante en el trazado que discurre por la provincia burgalesa «donde el expolio -apunta Albarrán- es bastante importante».

La intención es que del estudio emanen algunos proyectos más de recuperación de patrimonio o de puesta en valor de la vía por parte de empresarios o emprendedores de cada uno de los territorios con el respaldo de los fondos comunitarios. De hecho ADRI Ribera del Duero ha incluido esta iniciativa dentro de las estrategias del Plan de Desarrollo Local presentado para optar al nuevo Leadercal.
Fuente de la noticia