Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

viernes, 25 de septiembre de 2015

Avilés. SEPI licita en solitario la demolición de la antigua fábrica de oxígeno en el PEPA

El pasado mes de julio, la SEPI iniciaba el procedimiento para contratar la demolición de los restos de la antigua fábrica de oxígeno, situada en el Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA), y del antiguo edifico de telefónica de Ensidesa, en los mismos terrenos. La publicación en LA VOZ DE AVILÉS de esta licitación inició un movimiento social en Llaranes en busca de conseguir el 'indulto' para este último edificio. Un mes más tarde, tras sumarse a esa petición también los partidos con representación en el Ayuntamiento, incluido el propio equipo de gobierno y el Partido Popular, el Ministerio de Hacienda, del que depende la SEPI, anunciaba su intención de mantener en pie el antiguo edificio de comunicaciones, que en su día ocupó las oficinas del propio Parque Empresarial.

Ahora, se confirma definitivamente ese 'indulto' con la modificación de aquella licitación inicial publicada en julio y el inicio de la contratación de la demolición de las ruinas de la antigua fábrica de oxígeno en el Parque Empresarial Principado de Asturias. SEPI licita esta obra ahora en 264.844 euros (la anterior contratación, en la que se incluía el edificio de telefónica, tenía un presupuesto de 335.000 euros).

Las empresas interesadas en acometer esta demolición disponen de plazo hasta el próximo 8 de octubre para presentar sus ofertas en la sede de SEPI en Madrid.

Imagen de la noticia
Una vez adjudicado el contrato, el derribo de estas ruinas, situadas entre el actual Parque Empresarial y el área industrial de Retumés, todavía sin desarrollar, se deberá ejecutar en un plazo de tres meses.

Como en el primer contrato licitado en julio, la empresa que resulte adjudicataria de la obra tendrá la obligación de redactar todos los proyectos, incluidos los de seguridad; la solicitud de todas las licencias ante las administraciones, tanto para la demolición como para la retirada de los residuos; y, por supuesto, la ejecución del derribo.

Las ruinas de la antigua fábrica de oxígeno se han convertido en un espacio muy degradado, ya que son utilizadas en muchas ocasiones para quemar cable y obtener el cobre del mismo. Además, se han convertido también en un vertedero ilegal, de hecho, en la parcela se pueden encontrar todo tipo de restos.

Los terrenos que se liberen no podrán ser puestos en venta por la dirección del PEPA, ya que se encuentran sujetos a la decisión final que se adopte sobre el polígono de Retumés, un proyecto de área industrial que Ayuntamiento y Principado confiaron a Sogepsa y que la crisis paralizó completamente. En los primeros anteproyectos que fueron dados a conocer sobre el posible desarrollo de este nuevo espacio industrial, esta parcela que ocupa la antigua fábrica de oxígeno estaría afectada por la carretera que uniría el Parque Empresarial con el área de Retumés.

La fábrica de oxígeno estuvo formada inicialmente por la nave principal, el muelle, otra nave, el edificio central, el almacén, las bancadas, soportes, oficinas y dos torres. Sin embargo, algunos de esos edificios ya han desaparecido completamente del paisaje industrial de esta zona, aunque quedan algunos restos que también tendrán que ser retirados por la empresa que se encargue de los trabajos de demolición. Los elementos que permanecen en pie, aunque prácticamente sin paredes, son la nave de oxígeno, otra nave auxiliar y una de las torres, además son todavía claramente visibles, aunque rodeados de basura, las bancadas y los soportes. El principal elemento utilizado en la construcción de la fábrica fue el hormigón armado.

Fuente de la noticia El Comercio