Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

viernes, 3 de junio de 2016

El Valor del lugar en el Mercado de Legazpi. Julián Sobrino

El profesor y experto en Patrimonio Industrial Julián Sobrino Simal ha realizado este artículo sobre el Mercado de Legazpi, Patrimonio Industrial de Madrid el cual está en el punto de mira por el proyecto tan desproporcionado e inadecuado que propone la administración para el mismo.


EL VALOR DEL LUGAR EN EL MERCADO DE LEGAZPI
Julián Sobrino Simal   arquind@us.es

Profesor titular de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Sevilla.

El mercado de Legazpi constituye un territorio desconocido, territorio en el sentido polisémico de: tierra-dominación, tierra-materia, tierra-suelo, tierra-continente, tierra-comarca. Como espacio de  conflictos entre lo político, lo social, lo técnico y lo habitado.

Como espacio complejo de aperturas y fronteras. El mercado de Legazpi permanece en el olvido desde hace más de tres décadas. Durante este nuevo tiempo/no-tiempo, sus antiguos pobladores se han dispersado o han desaparecido.

Los antiguos edificios, una vez que cesaron los usos que contenían, han iniciado una nueva vida, resultado de una recombinación compleja de fuerzas y de acciones mecánicas, físicas, químicas, orgánicas, etc. Las calles se han convertido en caminos. Ha aparecido una vegetación espontánea aprovechando las nuevas condiciones edafológicas resultantes de los usos de mercado. La lluvia a redibujado las topografías anteriores, generando una microcuencas de pequeños arroyos, regatos y lagunas.

Pero, claro, los humanos, necesitamos este lugar. En algún sitio está escrito que todo nos pertenece, de hecho, a esos documentos, los llamamos escrituras de propiedad.

Por tanto, este Mercado, este lugar, constituye una semioesfera donde se entrecruzan varios relatos, varios conflictos, varias historias: la social, la natural y, ahora, la patrimonial.

Esta podría ser una buena oportunidad para conciliar esas narraciones, resultado de los acontecimientos ocurridos en el lugar, de las traducciones que del espacio original ha hecho la sociedad, transformando el territorio Legazpi en una malla de nodos y redes, a partir de un proceso de morfo--génesis en el que podemos descubrir conflictos, desajustes e intereses. Por tanto, es, como decíamos antes, una excelente ocasión para plantear las preguntas apropiadas al lugar -mercado:

¿Qué hacer con los testimonios de ese pasado de luces y sombras? ¿Los perdemos para siempre? ¿Intentamos que se transformen en una herramienta de conocimiento y en un factor de socio-desarrollo? ¿Por qué la herencia de la cultura del trabajo es también parte integral del patrimonio cultural? ¿Cuál es el carácter significativo del pasado industrial? ¿Puede conservarse el legado inmaterial?  ¿Para qué sirve la protección del patrimonio industrial? ¿De qué manera han de ser re-habitadas estas arquitecturas singulares, con sus materiales industriales, sus espacios complejos, sus cambios de uso?

En definitiva, cuál es la sabiduría de este lugar, para pensar en procesos, que abarcan: desde la proto-tipología del mercado preindustrial, a la tipología codificada de la industrialización del siglo XX, a la des-tipología de las tres últimas décadas del XX, para llegar a la trans-tipología de la re-habitabilidad del siglo XXI.

El lugar como forma, como centro, como uso, como relación, como escenario, como laboratorio, como diseño, como gestión, como paisaje, como emoción.


Hoy las condiciones de la crisis pos-capitalista nos obliga a repensar críticamente el lugar: desde la democracia, desde lo común, desde la libertad, desde la participación,  desde la arquitectura y el urbanismo, desde el patrimonio, desde la sociabilidad y desde la innovación.