Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

viernes, 10 de febrero de 2017

Actividad alrededor de históricos talleres ferroviarios de Valladolid.

El histórico taller de Valladolid continúa sin fecha concreta de cierre.
Artículo de Juan Carlos Casas para Ferroguia

Varias naves ferroviarias que son auténticas joyas del patrimonio industrial no sólo continúan en pie en Valladolid, sino que tienen actividad, no dentro de ellas mismas, pero sí a su alrededor, lo que aleja la siempre inquietante incertidumbre sobre cómo será su futuro cuando lo que les rodee sea el abandono. En los antiguos Talleres Generales de la Cía. del Norte y después de Renfe en la capital pucelana, más tarde conocidos como Taller Central de Reparaciones (TCR) y hoy en día denominados Base de Mantenimiento Integral (BMI) de Renfe Fabricación y Mantenimiento, continúa el trabajo porque no se han cumplido los planes temporales para su cierre, los que programaban que en esos terrenos fuera suprimida la labor ferroviaria varios años atrás. Con una superficie que ronda los 190.000 metros cuadrados, en su interior alberga vestigios ferroviarios del siglo XIX y varias instalaciones de los primeros años del siglo XX, algunas de las cuales están protegidas, por lo que su conservación para el disfrute de las futuras generaciones no debiera correr peligro alguno.

Imagen de la noticia
También hay naves más modernas, construidas a mediados del pasado siglo por la necesidad de expansión de los talleres, y el heterogéneo conjunto de esta BMI resulta un paisaje idílico para los defensores del patrimonio industrial y los amantes del patrimonio ferroviario. Esta situación de actividad se mantiene porque aún no hay fecha de apertura para los modernos talleres que en las afueras de Valladolid, en el Páramo de San Isidro, van a coger el testigo en las labores de mantenimiento. El nuevo complejo ferroviario, en cuya construcción se ha invertido en los últimos años unos 200 millones de euros, llegará a ser el más moderno y mejor equipado de Europa, aunque el momento de su apertura aún es una incógnita que tiene involucradas, y casi en disputa, a las instituciones públicas que  configuran la sociedad Valladolid Alta Velocidad, como el Ayuntamiento de Valladolid, la Junta de Castilla y León o Adif Alta Velocidad. Dicha sociedad debe a varias entidades bancarias, principalmente al BBVA, los millones de euros que solicitó prestados, más de 400, para financiar el que era hace más de una década el gran proyecto ferroviario de la ciudad, con un amplio soterramiento de las vías incluido.
Fuente de la noticia http://ferroguia.es


Los talleres ferroviarios de Valladolid: del siglo XIX al XXI.
Autor: Jose Luis Lalana Soto, Universidad de Valladolid